Un oasis en el desierto

La aflicción y la angustia me dominan, pero el gozo de tus mandamientos me levanta. - Salmos 119:143

Nuestra vida es un verdadero ajetreo. El día pareciera que es más corto. Estamos siempre retrasados o muy ocupados. Nuestra energía va siendo absorbida y muchas veces nos sentimos “un pedazo de basura”. ¡Es necesario recargarnos! ¿Dónde encontraremos fuerzas para enfrentar nuestro día a día? Solamente en Jesús. Él es como un oasis en el desierto de la vida. En él encontramos el agua que sacia nuestra sed. Él es el pan de nuestra vida. Quien se alimenta de él está listo y es apto para enfrentar y, si es de su voluntad, vencer los desafíos y las dificultades. ¡No tengas miedo! Jesús es la fuente de vida. Confía en él. Lee las Sagradas Escrituras, allí encontrarás lo que necesitas para renovar tus fuerzas.

ORACIÓN: Amado Dios, yo te agradezco porque has providenciado un oasis en mi vida. Sé que en Cristo encuentro la fuente de agua viva. En él mi vida es transformada y fortalecida. Ayúdame a confiar en él y a estudiar tu santa palabra. En el nombre de Jesús. Amén.

© Copyright 2012 Cristo Para Todas Las Naciones

CRISTO PARA TODAS LAS NACIONES 
660 Mason Ridge Center Dr. 
St. Louis, MO 63021 
1-800-972-5442 
camino@lhm.org 
www.paraelcamino.com