Crosswalk.com aims to offer the most compelling biblically-based content to Christians on their walk with Jesus. Crosswalk.com is your online destination for all areas of Christian Living – faith, family, fun, and community. Each category is further divided into areas important to you and your Christian faith including Bible study, daily devotions, marriage, parenting, movie reviews, music, news, and more.

Intersection of Life and Faith

<< Alimento Diario

Alimento Diario - 13 de Abril

  • 2014 Apr 13
  • COMMENTS
  


¿Guardar un secreto?

Pero Pedro y Juan replicaron: “¿Es justo delante de Dios obedecerlos a ustedes en vez de obedecerlo a él? ¡Júzguenlo ustedes mismos! Nosotros no podemos dejar de hablar de lo que hemos visto y oído. Hechos 4:19-20

En el mes de febrero se celebra el cumpleaños de Abraham Lincoln, pero en esta devoción voy a hablar de su muerte, o, mejor dicho, de lo que sucedió después de su muerte.

¿Sabía que un gángster de Chicago de apellido Kennally trató de robar y pedir un rescate por el cuerpo de Lincoln? Kennally pensaba que el Gobernador del Estado aceptaría liberar de la cárcel a uno de sus socios a cambio del cadáver del Presidente. Pero la estrategia no dio resultado, por lo que él y sus cómplices terminaron en la cárcel.

Después de lo ocurrido, los seis guardias que fueron puestos a cargo de cuidar el cuerpo de Lincoln quisieron asegurarse que nadie tratara de robarlo otra vez, por lo que enterraron el cajón del Presidente, y durante diez años no le dijeron a nadie dónde lo habían puesto.

Es interesante notar las similitudes que hay entre la muerte de Lincoln y la Jesús: tanto Jesús como Lincoln murieron en Viernes Santo, y en los dos casos las autoridades hicieron todo lo que tenían a su alcance por miedo a que robaran sus cuerpos.

Y también es interesante notar las diferencias. La primera es que Lincoln permaneció muerto, pero Jesús no. ¿La otra? Los guardias de Lincoln juraron no decir a nadie dónde habían puesto su cuerpo, pero los discípulos pasaron el resto de sus vidas diciéndole al mundo que Jesús está vivo.

Con entusiasmo y alegría, los discípulos contaron a todos los que estuvieran interesados en escuchar, que en Jesús hay perdón, esperanza, y vida eterna.  En nombre de todos los redimidos del Señor, Pedro y Juan confesaron: “No podemos dejar de hablar de lo que hemos visto y oído”.

Sigamos su ejemplo, y hablemos nosotros también de nuestro Señor resucitado.

ORACIÓN:  Señor Jesús, con tu vida, muerte y resurrección me has dado una nueva y maravillosa vida. Ayúdame a compartir con los demás que, porque tú vives, yo también viviré. En tu nombre. Amén.

© Copyright 2011 Cristo Para Todas Las Naciones  

CRISTO PARA TODAS LAS NACIONES 
660 Mason Ridge Center Dr. 
St. Louis, MO 63021 
1-800-972-5442 
camino@lhm.org 
www.paraelcamino.com 

Archives

Follow Crosswalk.com