Crosswalk.com aims to offer the most compelling biblically-based content to Christians on their walk with Jesus. Crosswalk.com is your online destination for all areas of Christian Living – faith, family, fun, and community. Each category is further divided into areas important to you and your Christian faith including Bible study, daily devotions, marriage, parenting, movie reviews, music, news, and more.

Intersection of Life and Faith

<< Alimento Diario

Alimento Diario - 19 de Marzo, 2012

  • 2016 Mar 19
  • COMMENTS
  

 

Una inocencia inusual

“… no ha cometido ningún delito que merezca la muerte, así que le daré una paliza y después lo soltaré.”Lucas 23:15-16

Es usual que las personas se sientan culpables por alguna razón. Ese era el caso de Martín Lutero, antes que el Espíritu lo guiara a redescubrir la gracia de Dios en el Evangelio.

Lutero se sentía muy atormentado por una conciencia que no lo perdonaba. A su confesor le dijo cada pecado que pudo recordar, incluyendo la culpa que sentía hasta por dormir bien a la noche. “Después de todo”, razonaba Lutero, “¿no deberían mis pecados mantenerme despierto?” Eventualmente, el sacerdote a quien Lutero había acudido para recibir absolución, le dijo: “Martín, o encuentras un nuevo pecado y lo cometes, o dejas de venir a verme”.

A pesar que Pilato no podía encontrar que Jesús hubiera hecho nada malo, sabía que había alimentado la ira de los líderes judíos. Sin embargo, en lo que Pilato estaba equivocado, era en adjudicar la culpa de esa ira a Jesús. En realidad eran los mismos líderes judíos quienes eran culpables—así como lo somos todos nosotros, porque todos hemos pecado y nos hemos alejado de Dios.

Excepto Jesús. Su conciencia estaba limpia. Él fue y es un Salvador inusual que cargó nuestro pecado y nuestra culpa, murió nuestra muerte, y construyó un puente entre un Dios justo y una humanidad pecadora. Como pecadores que hemos sido sanados por los sufrimientos de Jesús, agradecemos a Dios que, gracias a Jesús, él nunca se cansa de escuchar la confesión de los pecadores penitentes.

ORACIÓN: Señor Jesús, mi conciencia puede estar tranquila porque tú has quitado mis pecados. Gracias por darme tu paz. Amén.

© Copyright 2011 Cristo Para Todas Las Naciones  

CRISTO PARA TODAS LAS NACIONES 
660 Mason Ridge Center Dr. 
St. Louis, MO 63021 
1-800-972-5442 
[email protected] 
www.paraelcamino.com 

Archives

Follow Crosswalk.com