Crosswalk.com aims to offer the most compelling biblically-based content to Christians on their walk with Jesus. Crosswalk.com is your online destination for all areas of Christian Living – faith, family, fun, and community. Each category is further divided into areas important to you and your Christian faith including Bible study, daily devotions, marriage, parenting, movie reviews, music, news, and more.

Intersection of Life and Faith

<< Alimento Diario

Alimento Diario - 22 de Febrero

  • 2014 Feb 22
  • COMMENTS
  


¿De quién eres hijo?

Si eres Hijo de Dios… Mateo 4:3b (4:1-4)

Muchos apellidos tienen un sufijo que indica el origen de la familia. En español, por ejemplo, los González son hijos de Gonzalo, los Rodríguez son hijos de Rodrigo. En inglés, los Williamson son hijos de William, y los Johnson hijos de John. Ser hijo de alguien nos identifica.

Cuando Jesús fue bautizado por Juan en el río Jordán, los cielos se abrieron y con voz fuerte el Padre celestial declaró: “Éste es mi Hijo amado, en quien me complazco” (Mateo 3:17). ¡Qué hermosa afirmación! Con cuánto orgullo el Padre nos presenta a su Hijo. Pero alguien más estaba escuchando: el maligno, el que confronta a Jesús en el desierto para cuestionar su identidad. “Si eres Hijo de Dios…” haz el disparate que te pido. Qué insolente que es el diablo, tentar al mismo Dios, poner en duda la afirmación tan clara del Padre. Jesús no se dejó engañar, y le contestó con la Palabra de Dios.

Tú y yo también somos hijos del Padre en los cielos. Tenemos una identidad que nos fue dada en el Bautismo, cuando Dios declaró: “Te perdono todos tus pecados. Eres mi hijo amado en quien tengo alegría.” Sin duda, el diablo también escuchó esta declaración y, muy temprano en nuestra vida, nos presentó sus tentaciones para que dudemos de nuestra identidad como hijos de Dios.

Cuando las cosas no nos salen de acuerdo a nuestros planes, nos preguntamos si Dios realmente nos quiere tanto como dice. Puede ser que cuando pecamos abiertamente en contra de la voluntad divina nos surja la duda de que Dios pueda perdonarnos y pueda recibirnos como sus hijos amados. Pero Dios no ha cambiado de parecer. Una vez que tiene hijos, los ama hasta la muerte. La muerte y resurrección de Jesús así lo confirma.

Gracias, Padre, por hacernos tus hijos amados. Fortalécenos en esa relación de familia divina. Amén.

© Copyright 2013 Cristo Para Todas Las Naciones

CRISTO PARA TODAS LAS NACIONES 
660 Mason Ridge Center Dr. 
St. Louis, MO 63021 
1-800-972-5442 
camino@lhm.org 
www.paraelcamino.com 

Archives

Follow Crosswalk.com