Crosswalk.com aims to offer the most compelling biblically-based content to Christians on their walk with Jesus. Crosswalk.com is your online destination for all areas of Christian Living – faith, family, fun, and community. Each category is further divided into areas important to you and your Christian faith including Bible study, daily devotions, marriage, parenting, movie reviews, music, news, and more.

Intersection of Life and Faith

<< Alimento Diario

Alimento Diario - 23 de Febrero

  • 2011 Feb 23
  • COMMENTS
  

Realmente perverso

Cuando el Señor percibió el grato aroma, se dijo a sí mism "Aunque las intenciones del ser humano son perversas desde su juventud, nunca más volveré a maldecir la tierra por culpa suya. Tampoco volveré a destruir a todos los seres vivientes, como acabo de hacerlo." Génesis 8:21

La intención del ser humano es perversa desde su juventud.

Cuando el Señor le dijo eso a Noé, sabía de qué estaba hablando. Como prueba de ello, les voy a contar acerca del crimen que sucedió en un restaurante en el estado de Nueva York.

Ese restaurante tiene también un lugar para jugar al bowling, pero por esa fecha estaba cerrado por reparaciones. En algún momento alguien entró a robar, a pesar que las puertas estaban cerradas con candados, y había cámaras de seguridad y alarmas.

Lo interesante de este robo es que, lo único que los ladrones se llevaron, fueron bolas de bowling. Pero no se llevaron una, o cinco, o diez, sino que se llevaron 150.

¿Qué irán a hacer con 150 bolas de bowling? Más aún, ¿para qué robar bolas de bowling, con lo pesadas que son y el lugar que ocupan, si además no son tan caras? Para venderlas no va a ser, y para uso personal el número es un poco exagerado. Realmente no los entiendo.

Indudablemente, la intención del ser humano es perversa desde su juventud.

Ni usted ni yo robamos bolas de bowling, pero nuestros corazones también tienen defectos e imperfecciones.

Sabiendo que somos incapaces de cambiar lo que forma parte de nuestro ser, Jesús vino a nuestro mundo para sanarnos. Por su vida sin pecado, su muerte inocente, y su gloriosa resurrección, somos salvos.

En términos no teológicos, el Espíritu Santo nos ha hecho un "trasplante de corazón".

ORACIÓN: Padre celestial, reconozco que soy pecador, y que por mí mismo no puedo cambiar. Te doy gracias por haber enviado a Jesús al mundo a crear un corazón nuevo dentro de mí. Ayúdame a mostrar a quienes me rodean cómo me has transformado. En el nombre de Jesús. Amén.

© Copyright 2011 Cristo Para Todas Las Naciones  

CRISTO PARA TODAS LAS NACIONES 
660 Mason Ridge Center Dr. 
St. Louis, MO 63021 
1-800-972-5442 
camino@lhm.org 
www.paraelcamino.com 

Archives

Follow Crosswalk.com