Crosswalk.com aims to offer the most compelling biblically-based content to Christians on their walk with Jesus. Crosswalk.com is your online destination for all areas of Christian Living – faith, family, fun, and community. Each category is further divided into areas important to you and your Christian faith including Bible study, daily devotions, marriage, parenting, movie reviews, music, news, and more.

Intersection of Life and Faith

<< Alimento Diario

Alimento Diario - 23 de Marzo

  • 2014 Mar 23
  • COMMENTS
  


Dejemos de jugar a los héroes

Porque no tenemos un sumo sacerdote que no pueda compadecerse de nuestras debilidades, sino uno que fue tentado en todo de la misma manera que nosotros, aunque sin pecado.Por tanto, acerquémonos confiadamente al trono de la gracia, para alcanzar misericordia y hallar gracia para cuando necesitemos ayuda. - Hebreos 4:15-16 (4:14-16)

Un día, hace bastante tiempo, me descuidé respecto del dinero que tenía depositado en el banco. Ese día entraron dos extracciones automáticas que dejaron la cuenta bajo cero. El banco me cobró 40 dólares por eso. A la tarde, cuando fui a depositar, y a tratar de que me perdonaran esos 40 dólares, le dije a la persona que me atendió: “Yo sé que fue un error mío, así que no tengo a nadie más a quien echarle la culpa, por lo que lo que pido es misericordia.” Seguramente la persona que me estaba atendiendo nunca había escuchado una argumentación semejante para pelear por unos dólares, porque sin chistar canceló la multa del banco. Le quedé muy agradecido.

Me pregunto: ¿quién no necesita ayuda alguna vez? Después que dejamos de ser presuntuosos, y a causa de las dificultades de la vida dejamos de jugar a tratar de ser héroes que todo lo podemos, comenzamos a reconocer nuestra necesidad de ayuda. Y cuando se trata de alcanzar la misericordia de Dios, es cuando más ayuda necesitamos.

El autor de Hebreos nos dice que Jesús entiende perfectamente cuánta ayuda de la gracia de Dios necesitamos. Él vivió en carne propia los sufrimientos de la cruz, el abandono de sus amigos, la traición de uno de los suyos, y las tentaciones del diablo. Él es ahora nuestro intercesor ante Dios para que podamos acercarnos confiadamente a él sabiendo que, a pesar de nuestros pecados, nos mirará con cariño, entendimiento, y amor.

Gracias, Padre, porque nos diste un sumo sacerdote que, aunque sin pecado, fue como nosotros. Ayúdanos a tener presente que él nos quiere y recibe siempre, y que podemos contar con su ayuda. Amén.

Rev. Dr. Héctor Hoppe

© Copyright 2013 Cristo Para Todas Las Naciones

CRISTO PARA TODAS LAS NACIONES 
660 Mason Ridge Center Dr. 
St. Louis, MO 63021 
1-800-972-5442 
camino@lhm.org 
www.paraelcamino.com 

Archives

Follow Crosswalk.com