Cantos de júbilo

Vengan, cantemos con júbilo al Señor; aclamemos a la roca de nuestra salvación.

Lleguemos ante él con acción de gracias, aclamémoslo con cánticos. Porque el Señor es el gran Dios, el gran Rey sobre todos los dioses. En sus manos están los abismos de la tierra; suyas son las cumbres de los montes. Suyo es el mar, porque él lo hizo; con sus manos formó la tierra firme. Vengan, postrémonos reverentes, doblemos la rodilla ante el Señor nuestro Hacedor. Salmo 95:1-6

Normalmente, el versículo seleccionado para la devoción es corto. Pero el del día de hoy es largo, porque no pude dejar de leerlo.

Aparentemente, lo mismo ocurría en Lagos, Nigeria, en donde varias iglesias habían solicitado al gobierno que modifique las leyes que regulan el ruido ambiental. La razón es que varias iglesias habían sido clausuradas y recibido multas de hasta 10,000 nairas por contaminación acústica ambiental.

Parece que los cantos de júbilo y alabanza de los cristianos fueron DEMASIADO fuertes para sus vecinos.

Todas las iglesias prometieron que tratarán de cuidar el nivel de sus “cantos de júbilo y alabanza”, pero a la vez solicitaron al gobierno que las leyes sean menos estrictas, lo que me parece muy bien.

¿Cómo puede un cristiano dejar de entonar cantos de júbilo al Señor? Fijémonos en lo que Jesús ha hecho, miremos el pesebre de Belén, acompañemos al Salvador en su misión de salvarnos, vayamos a la cruz del calvario y a su tumba abierta y vacía.

Si existe alguna razón para entonar cantos de júbilo, todo lo que Jesús hizo tiene que ser la mejor razón. Jesús es el cumplimiento de la promesa de Dios de salvarnos.

Así que este domingo, cuando la iglesia esté cantando, no piense que el canto es tan sólo para que usted lo disfrute. Estamos juntos para darle gracias al Señor por ser un Dios magnífico y un rey sobre todos los dioses.

ORACIÓN:  Señor Jesús, algunas veces mi alabanza está muy lejos de ser entusiasta. Ayúdame a entender que tú mereces toda la gloria, y a que es mi responsabilidad motivar con mi testimonio vibrante a quienes me rodean. En tu nombre. Amén.

© Copyright 2011 Cristo Para Todas Las Naciones

CRISTO PARA TODAS LAS NACIONES 
660 Mason Ridge Center Dr. 
St. Louis, MO 63021 
1-800-972-5442 
camino@lhm.org 
www.paraelcamino.com