Crosswalk.com aims to offer the most compelling biblically-based content to Christians on their walk with Jesus. Crosswalk.com is your online destination for all areas of Christian Living – faith, family, fun, and community. Each category is further divided into areas important to you and your Christian faith including Bible study, daily devotions, marriage, parenting, movie reviews, music, news, and more.

Intersection of Life and Faith

<< Alimento Diario

Alimento Diario - 26 de Mayo

  • 2014 May 26
  • COMMENTS
  


Amando a los Pecadores

Pero Dios demuestra su amor por nosotros en esto: en que cuando todavía éramos pecadores, Cristo murió por nosotros. Y ahora que hemos sido justificados por su sangre, ¡con cuánta más razón, por medio de él, seremos salvados del castigo de Dios! -  Romanos 5:8-9

Jeremy Mead tenía 6 años cuando vio a su madre ser asaltada brutalmente a punto de pistola. En las horas siguientes fue violada y estrangulada, y su cuerpo sin vida fue dejado en el bosque.

Jeremy no le fue permitido estar presente en el enjuiciamiento del asesino de su madre. En su declaración escribió sus deseos de que ese hombre, Raymond Baninski, muriera y que con gusto participaría dela ejecución.

Las autoridades, habiendo leído esta afirmación de Jeremy, la consideraron “inquietante” y no le permitirán que esté presente en la sala de la corte.

Es fácil entender por qué se siente así. Él ha visto cosas que nadie, especialmente un niño, debería ver. También entiendo la posición del Servicio Correccional de Canadá, ya que ellos tienen la obligación de proteger a los acusados, aún los culpables.

La única cosa que no puedo entender es por qué nuestro Padre celestial permitió que su Hijo viviera y muriera por los pecadores. Durante 33 años el Padre vio a su Hijo ser rechazado, malentendido, odiado, tratado injustamente, y sentenciado inocentemente a morir. Es algo que ningún padre, ni siquiera el celestial, debería ver.

Ciertamente, si hubiera sido mi hijo muriendo por otra persona yo habría interferido o me habría vengado de los responsables de tal injusticia.

Pero eso no fue lo que el Padre hizo. Él permitió que su Hijo muriera para que fuéramos salvos. Ahora, justificados por la sangre de Jesús, somos perdonados.

No entiendo por qué nuestro Padre celestial ha hecho tal cosa… pero debería estar agradecido eternamente porque lo hizo.

ORACION: Mi Padre celestial, tú viste a tu Hijo morir por mí. Fue injusto que él tuviera que sufrir de tal anera para que yo pueda tener salvación. Aún así, te doy gracias por tu gracia, la cual me ha perdonado y salvado. Que pueda vivir mi vida de tal manera que muestre mi apreciación. En el nombre de Jesús. Amén.

© Copyright 2011 Cristo Para Todas Las Naciones  

CRISTO PARA TODAS LAS NACIONES 
660 Mason Ridge Center Dr. 
St. Louis, MO 63021 
1-800-972-5442 
camino@lhm.org 
www.paraelcamino.com 

Archives

Follow Crosswalk.com