Crosswalk.com aims to offer the most compelling biblically-based content to Christians on their walk with Jesus. Crosswalk.com is your online destination for all areas of Christian Living – faith, family, fun, and community. Each category is further divided into areas important to you and your Christian faith including Bible study, daily devotions, marriage, parenting, movie reviews, music, news, and more.

Intersection of Life and Faith

<< Alimento Diario

Alimento Diario - 8 de Enero

  • 2012 Jan 08
  • COMMENTS
  

 

No hagas nada

Mis queridos hijos, les escribo estas cosas para que no pequen. Pero si alguno peca, tenemos ante el Padre a un intercesor, a Jesucristo, el Justo.1 Juan 2:1

De vez en cuando recibo una carta de alguien que no está satisfecho con nuestras devociones.

La mayoría de ellas están escritas en forma amable y señalan, también en forma amable, algún error que cometí. Verdaderamente las aprecio. Pero de vez en cuando llega una de esas cartas que poco menos dice que no tengo idea de lo que estoy hablando.

Durante mucho tiempo me pregunté cuál sería la forma más adecuada de responder ese tipo de cartas.

Encontré un buen consejo en la historia de un hombre que le preguntó a su amigo, que era reportero en un periódico, cómo debía responderle a alguien que se había burlado de él en un artículo.

La respuesta del periodista fue: “No hagas nada, porque…

 


 

la mitad de las personas que compró el periódico nunca vio ese artículo;

la mitad de los que lo vieron no lo leyeron;

la mitad de los que lo leyeron no lo entendieron;

la mitad de los que lo entendieron no lo creyeron,

y la mitad de los que lo creyeron nunca fueron realmente tus amigos”.



Es un buen consejo. Al seguirlo aprendí a ignorar lo que se había dicho injustamente, y eso fue lo mejor que pude haber hecho.

Pero Jesús no ignoró los pecados que cometimos contra él, ni fingió que nuestras transgresiones no lo hirieron.

Siglos antes, Isaías había prometido: “Él fue traspasado por nuestras rebeliones, y molido por nuestras iniquidades; sobre él recayó el castigo, precio de nuestra paz, y gracias a sus heridas fuimos sanados” (Isaías 53:5).

Isaías estaba en lo correcto. Jesús invirtió toda su vida para ganar nuestro perdón total y completo. Él vivió, sufrió y murió para que podamos ser declarados inocentes de todo lo malo que hacemos.

Ahora es nuestro privilegio compartir ese amor de Jesús con los demás… un amor que no ignora el pecado, sino que lo borra.

ORACIÓN: Padre, ayúdanos a perdonar a otros así como tú nos has perdonado. En el nombre de Jesús. Amén.

© Copyright 2010 Cristo Para Todas Las Naciones

CRISTO PARA TODAS LAS NACIONES 
660 Mason Ridge Center Dr. 
St. Louis, MO 63021 
1-800-972-5442 
camino@lhm.org 
www.paraelcamino.com 

Archives

Follow Crosswalk.com