Crosswalk.com aims to offer the most compelling biblically-based content to Christians on their walk with Jesus. Crosswalk.com is your online destination for all areas of Christian Living – faith, family, fun, and community. Each category is further divided into areas important to you and your Christian faith including Bible study, daily devotions, marriage, parenting, movie reviews, music, news, and more.

Intersection of Life and Faith

<< Alimento Diario

Alimento Diario - 8 de Julio

  • 2014 Jul 08
  • COMMENTS
  

 

Fíjese por dónde va

Tú me has librado de la muerte, has enjugado mis lágrimas, no me has dejado tropezar. Por eso andaré siempre delante del Señor en esta tierra de los vivientes. Salmo 116:8-9

Hoy aquí, mañana ya no.

Esta es una expresión con la que muchos de nosotros concordamos. Es otra forma de decir que ‘nada en la vida dura para siempre’. Ciertamente, los habitantes de Bosnia-Herzegovina saben a qué me refiero. Es que las inundaciones que sufrieron habían desalojado a miles de personas de sus hogares, destruido las cosechas, desplazado puentes y minas.

Sí, escuchó bien, minas. Y no estoy hablando de las minas de donde se extrae carbón o metales o piedras preciosas. No. Estoy hablando de las minas de guerra, esas que, si uno pisa estallan, matándolo instantáneamente.

Al finalizar la guerra en 1995, se estimó que había más de 1 millón de minas enterradas por todo el país. Desde entonces, las autoridades han estado tratando de localizarlas y destruirlas, tarea muy difícil, especialmente cuando algunas de las 250.000 que todavía no han sido encontradas, continúan desapareciendo.

Boro Kosarc, líder de una las compañías de Bosnia que se encarga de esta tarea, dijo: “Una vez nos pidieron que limpiáramos un área cerca del río Sava, en el norte. Cuando llegamos allí, no encontrábamos 6.000 metros cuadrados (1.5 hectáreas). Una de las riberas del río había desaparecido, junto con las minas”.

Esas minas me recuerdan las tentaciones de Satanás.

Nosotros nos esforzamos para deshacernos de las tentaciones del diablo, porque como cristianos sabemos que son peligrosas, y hacemos todo lo posible por quitar esas ‘minas’ de nuestras vidas. Pero, lamentablemente, cuando comenzamos a sentirnos seguros de nosotros mismos, el diablo las mueve y las hace aparecer en otro lugar.

Es por ello que es importante recordar las palabras del Salmista: “Tú me has librado de la muerte, has enjugado mis lágrimas, no me has dejado tropezar. Por eso andaré siempre delante del Señor en esta tierra de los vivientes”.

El Salmista sabe que la victoria final sobre el pecado, la muerte, y el diablo, es nuestra en Jesucristo. A través del sacrificio de su vida, muerte, y gloriosa resurrección, Jesús liberó nuestras almas, enjugó nuestras lágrimas, y nos mantuvo vivos. Vivos en este mundo y en el venidero.

ORACIÓN: Señor Jesús, el mundo es un campo minado de peligros. Te doy gracias porque tú me proteges de ellos, y porque estás conmigo siempre, guiándome en mis caminos. En tu nombre. Amén.

© Copyright 2011 Cristo Para Todas Las Naciones

CRISTO PARA TODAS LAS NACIONES 
660 Mason Ridge Center Dr. 
St. Louis, MO 63021 
1-800-972-5442 
camino@lhm.org 
www.paraelcamino.com 

Archives

Follow Crosswalk.com