Crosswalk.com

¿Eres mi tú mamá? - Devocional para Parejas - La semana del 4 de Septiembre

¿Eres mi tú mamá?

Aunque mi padre y mi madre me abandonen, el Señor me recibirá en sus brazos.

Salmo 27:10, NVI

Muchos le hemos leído a nuestros niños el antiguo libro de P. D. Eastman ¿Eres tu mi mamá? Pero no muchos tuvimos que criarnos haciendo esa pregunta una y otra vez, a persona tras persona, creciendo en la convicción de que nadie lo es …o al menos, nadie lo quiere ser.

Sin embargo, la vida de Mattie fue así. Nacida de una adolescente soltera y drogadicta, Mattie “calló del nido” a una edad temprana, cuando la policía detuvo el auto de su mamá y hallaron drogas. Mattie y su hermana fueron ubicadas en custodia del estado y apadrinadas por terceros. Cuando la última familia de custodia temporal decidió que ya no quería a Mattie y a su hermana, ella decidió finalmente, entre los ocho y los nueve años de edad, que la madre que añoraba no existía.

Eso fue antes de que conociera a Jennifer. Con una familia ya alborotada con dos hijos y una hija, habría sido fácil ignorar el impulso que ella y su esposo estaban sintiendo por parte del Señor de adoptar. La vida era suficientemente complicada sin añadir la nueva dinámica y personalidad al rebaño, con todo el bagaje negativo que una hija adoptiva traería consigo.

Pero en algún lugar, una pequeña niña estaba endureciendo su corazón frente a la pregunta que se había cansado de hacer, “¿Eres tú mi mamá?, sólo para que siempre le contestarán que no.

La vida de Mattie ahora está llena de seguridad y estabilidad, acampando en el verano, con una familia extendida para darle amor y apoyo a una jovencita y a su hermana que una vez no tuvieron nada. Ella dice, “Todos los días le doy gracias a Dios de que fui adoptada, porque ahora sé quién es mi mamá.”