Crosswalk.com

Aventuras en la Historia Sagrada - La Semana del 18 de Septiembre

Dios Sabe...Cuando Me Pregunto Si Alguien Me Ama - Parte 2
Después de interrogar a Jesús, Pilato quiere dejar ir a Jesús porque es inocente. Pero eso no es lo que el gentío quiere. Voces enfurecidas gritan, "Alborota al pueblo, enseñando por toda Judea, comenzando desde Galilea hasta aquí." Esto le da una idea a Pilato. Herodes es el gobernador de Galilea. Él se puede encargar de esta situación. Herodes ha escuchado mucho sobre Jesús. Interesado, le hace muchas preguntas a Jesús. Pero pierde la paciencia cuando Jesús no accede a hacer milagros cuando se lo pide. Herodes envía a Jesús de nuevo a Pilato.
 
Es costumbre dejar a un prisionero libre durante la Pascua. Pilato escoge al peor criminal - Barrabás - un ladrón, rebelde político y asesino. "¿A quién quieren que deje libre, a Barrabás o a Jesús?" pregunta Pilato. "¡A Barrabás!" grita el gentío. Pensando que no han entendido su pregunta, Pilato les dice, "¿Quieren que deje libre al Rey de los Judíos?" "¡A Barrabás! ¡A Barrabás!" responden ellos. "¿Qué entonces debo hacer con Jesús?" El veredicto se escucha. "¡Crucifícale!"
 
La multitud ve como los soldados golpean a Jesús. Le ponen una corona de espinas en su cabeza. La pesada cruz hecha para Barrabás es puesta sobre los hombros heridos de Jesús. Él se tambalea y se cae. Un desconocido, Simon Cirineo apenas menciona una palabra de compasión cuando ponen la cruz de Jesús sobre sus hombros. Cuando la procesión llega a la cima del Calvario, un golpe tras otro, las manos y los pies de Jesús son clavados a la cruz. Los soldados descuidadamente levantan la cruz y la ponen en su lugar. Jesús ni se resiste ni se queja. En vez, ora por sus enemigos, "Padre, perdónalos porque no saben lo que hacen."
 
Dos ladrones son crucificados con Jesús. "Si eres el Cristo, sálvanos a los tres," dice uno de ellos. El otro ladrón, seguro de que Jesús es el Salvador, dice "Señor, acuérdate de mí cuando vengas en tu reino." Jesús le promete que lo hará.
 
El Fin
Al mediodía, todo se oscurece. Relampaguea. Con su último suspiro, Jesús grita, "¡Consumado es! Padre, en tus manos encomiendo mi alma." Jesús muere y la tierra tiembla. Un soldado exclama, "¡Verdaderamente, este hombre era el Hijo de Dios!"   
 
. . .
 
¿Por qué? ¿Por qué vino Jesús a este mundo sabiendo lo que le iba a suceder? ¿Por qué colgó de una cruz sin quejarse? Su amor por ti y por mi lo mantuvo allí. Si TÚ fueras el ÚNICO en este mundo que hubiera desobedecido su ley de amor, Él igual hubiera venido a rescatarte.
 
Alguien te ama. Jamás lo olvides. 
 
Tu Historia Preferida
PO Box 8
Niles, MI 49120
1-888-847-8854 (USA)
269-471-7176
[email protected]

For more information please visit Tu Historia Preferida on OnePlace.com!