Crosswalk.com aims to offer the most compelling biblically-based content to Christians on their walk with Jesus. Crosswalk.com is your online destination for all areas of Christian Living – faith, family, fun, and community. Each category is further divided into areas important to you and your Christian faith including Bible study, daily devotions, marriage, parenting, movie reviews, music, news, and more.

Intersection of Life and Faith

<< El Camino Bíblico

El Camino Bíblico - 11 de Septiembre

  • 2014 Sep 11
  • COMMENTS


Ezekiel 37

En la lectura de hoy:

El valle de los huesos secos; la profecía contra Gog; y la visión de un Israel restaurado

Después que Nabucodonosor destruyó a Jerusalén en el año 586 A.C., casi todos los israelitas que se quedaron atrás fueron dispersos a lo largo de Babilonia entre los exilados de muchas otras naciones paganas. Desde que su ciudad y su templo fueron destruidos, toda esperanza de restaurar su nación fue abandonada.

Fue durante este tiempo de desesperación nacional que Ezequiel recibió una nueva visión y dijo: «La mano de Jehová vino sobre mí, y me llevó en el Espíritu de Jehová, y me puso en medio de un valle que estaba lleno de huesos» (Ezequiel 37:1). Los huesos estaban secos y emblanquecidos, habiendo estado allí ya por mucho tiempo. «Y me dijo: Hijo de hombre, ¿vivirán estos huesos? Y dije: Señor Jehová, Tú lo sabes. Me dijo entonces: Profetiza sobre estos huesos, y diles: Huesos secos, oíd Palabra de Jehová. Así ha dicho Jehová el Señor a estos huesos: He aquí, Yo hago entrar espíritu en vosotros, y viviréis» (37:3-5).

Como nación, Israel estaba literal y espiritualmente muerta y sin esperanza de ser restaurada. Sin embargo, así como los huesos secos, no estaba enterrada. Ezequiel entonces continúa profetizando: « . . . y hubo un ruido mientras yo profetizaba, y he aquí un temblor; y los huesos se juntaron cada hueso con su hueso» (37:7). Ezequiel proclamó la Palabra de Dios, « . . . y entró espíritu en ellos, y vivieron, y estuvieron sobre sus pies; un ejército grande en extremo» (37:10). Aunque los israelitas estaban diciendo: « . . . Nuestros huesos se secaron, y pereció nuestra esperanza, y somos del todo destruidos» (de la tierra prometida) (37:11), este ejército fue lo que predijo la restauración futura de Israel.

Ezequiel fue entonces mandado a proclamar las buenas nuevas: «Y sabréis que Yo soy Jehová . . . (y) pondré Mi Espíritu en vosotros, y viviréis, y os haré reposar sobre vuestra tierra . . . » (37:13-14). Después de más de 2.500 años, hoy en día los israelitas existen otra vez como una nación dentro de la tierra prometida y muy pronto Dios cumplirá Su promesa a David. El Mesías Rey de Israel, Cristo Jesús, gobernará el mundo desde Jerusalén (Isaías 2:1-4).

Los huesos secos también describen nuestra naturaleza humana y pecaminosa cuando vivimos sin el poder transformador del Espíritu Santo. La vida eterna es posible cuando confesamos y nos arrepentimos de nuestros pecados y le permitimos a Jesucristo ser el Señor de nuestras vidas. «Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe» (Efesios 2:8-9).

Pensamiento para hoy:

¡Jesucristo viene pronto! ¿Está usted listo?

Lectura opcional: Apocalipsis 16

Versículo de la semana para aprender de memoria: Santiago 1:4

Archives

Follow Crosswalk.com