Crosswalk.com aims to offer the most compelling biblically-based content to Christians on their walk with Jesus. Crosswalk.com is your online destination for all areas of Christian Living – faith, family, fun, and community. Each category is further divided into areas important to you and your Christian faith including Bible study, daily devotions, marriage, parenting, movie reviews, music, news, and more.

Intersection of Life and Faith

<< El Camino Bíblico

El Camino Bíblico - 12 de Enero

  • 2014 Jan 12
  • COMMENTS


Read Genesis 34

En la lectura de hoy:

Dina, hija de Jacob y Lea, fue violada; la venganza de Simeón y Leví; Jacob vuelve a Betel; y el pacto de Abraham es renovado

Jacob continúa su camino a Betel, pues el Señor le había dicho: «Yo soy el Dios de Betel . . . vuélvete a la tierra de tu nacimiento» (Génesis 31:13). Pero, una corta distancia antes de llegar a Betel, Jacob descubrió bellos valles con buenas oportunidades para ganancias, cerca de «la ciudad de Siquem, que está en la tierra de Canaán» (cerca de la tierra prometida) (33:18).

Por diez años la estancia de Jacob en ese lugar parecía ser un buen éxito. Entonces leemos sobre la tragedia de su hija Dina: «Y la vio Siquem hijo de Hamor heveo, príncipe de aquella tierra, y la tomó, y se acostó con ella, y la deshonró» (34:2). En venganza de la violación de su hermana Dina, Simeón y Leví mataron a todos los hombres de Siquem.

A menudo, los buenos padres también se comprometen tanto en sus metas materialistas que se olvidan que Dios dijo: «Instruye al niño en su camino . . . (Proverbios 22:6). Esto a veces resulta en que las atracciones del mundo ganen el control del corazón de sus hijos, terminando en consecuencias trágicas.

Por seguro, de Jacob podemos aprender que la prosperidad de las cosas materiales no nos da una seguridad de que estamos en la voluntad de Dios. Pero la lección más grande que podemos aprender de las tragedias de Jacob es que no se rindió cuando se vio en situaciones desesperadas. Al contrario, él volvió al Señor, quien le había dicho: «Levántate y sube a Betel, y quédate allí; y haz un altar al Dios que te apareció cuando huías de tu hermano Esaú» (Génesis 35:1). Durante este tiempo de renovación, Jacob instruyó a su familia y les dijo: «Quitad los dioses ajenos que hay entre vosotros, y limpiaos, y mudad vuestros vestidos. Y levantémonos, y subamos a Betel; y haré allí altar al Dios que . . . ha estado conmigo en el camino que he andado» (35:2-3).

Hay tres cosas que Jacob le dijo a su familia que están en paralelo con los cristianos. Primeramente él dijo: «Quitad los dioses ajenos . . . », un buen recordatorio que los hábitos de nuestros pecados deben ser abandonados. En segundo lugar: « . . . y limpiaos, y mudad vuestros vestidos», un recordatorio de «Seguid la paz con todos, y la santidad, sin la cual nadie verá al Señor» (Hebreos 12:14). En tercer lugar, debemos de adorar solamente a Dios: « . . . Al Señor tu Dios adorarás, y a Él solo servirás» (Lucas 4:8).

Nuestra participación en nuestros cultos de adoración en la iglesia local es una manera muy importante por la cual Dios nos habla, por la escuela bíblica, por los estudios bíblicos, y por los sermones. « . . . Cristo amó a la iglesia, y se entregó a Sí mismo por ella, para santificarla, habiéndola purificado en el lavamiento del agua por la Palabra» (Efesios 5:25-26).

Pensamiento para hoy:

El compromiso sin moral siempre termina en la desilusión.

Lectura opcional: Mateo 12

Versículo de la semana para aprender de memoria: Salmos 100:1-2

Archives

Follow Crosswalk.com