Crosswalk.com aims to offer the most compelling biblically-based content to Christians on their walk with Jesus. Crosswalk.com is your online destination for all areas of Christian Living – faith, family, fun, and community. Each category is further divided into areas important to you and your Christian faith including Bible study, daily devotions, marriage, parenting, movie reviews, music, news, and more.

Intersection of Life and Faith

<< El Camino Bíblico

El Camino Bíblico - 27 de Junio

  • 2014 Jun 27
  • COMMENTS


Psalms 10

En la lectura de hoy:

El juicio sobre los inicuos; el deseo de David para ver la justicia; todos los que morarán con Dios; la oración de protección

David hizo una pregunta que tiene consecuencias eternas: «Jehová, ¿quién habitará en Tu tabernáculo? ¿Quién morará en Tu monte santo?» (Salmo 15:1). David puso énfasis en uno de los asuntos de suma importancia para esta vida cuando preguntó: «¿(Quién) habitará? (y) ¿Quién morará?» El Espíritu Santo proveyó la respuesta: «El que anda en integridad y hace justicia, y habla verdad en su corazón» (15:2). El «practicar la justicia» sólo puede ocurrir después que una persona llega a ser hijo o hija de Dios por fe en Cristo. Jesucristo le dijo a Nicodemo: « . . . De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de agua y del Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios» (Juan 3:5). El poder «(hablar) la verdad en su corazón» sólo viene por conocer la Palabra de Dios.

Aunque el libro de los Salmos predice la resurrección de Jesucristo, también ofrece la seguridad que todos los que creen en Él serán levantados para compartir en Su resurrección y en la vida eterna (Salmo 16:10). «Porque el Señor mismo con voz de mando, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitarán primero» (I de Tesalonicenses 4:16). Qué maravilloso es poder «morar» en Él, y poder mirar hacia el futuro sabiendo que vamos a «vivir» en la presencia de nuestro Señor para siempre. Igual que David, vamos a regocijarnos: «A Jehová he puesto siempre delante de mí; porque está a mi diestra, no seré conmovido. Se alegró por tanto mi corazón, y se gozó mi alma; mi carne también reposará confiadamente» (Salmo 16:8-9). El Dios Todopoderoso cumplió la profecía de David: «Porque no dejarás mi alma en el Seol, ni permitirás que Tu Santo vea corrupción» (16:10) Después de tres días, Él resucitó físicamente, triunfante sobre la muerte. Cuarenta días después de la resurrección, Jesucristo ascendió al cielo para tomar Su lugar a la diestra del Padre tal y como fue profetizado. «Me mostrarás la senda de la vida; en Tu presencia hay plenitud de gozo; delicias a Tu diestra para siempre» (16:11).

En el «día de Pentecostés», Pedro citó de este Salmo para asegurarles a unas tres mil personas que Jesús era el Mesías de quien el rey David había profetizado (Hechos 2:1,25-28,31).

El Cristo resucitado es las buenas nuevas del evangelio sobre quien se basa nuestra fe. «Porque así como en Adán todos mueren, también en Cristo todos serán vivificados» (I de Corintios 15:22).

Pensamiento para hoy:

Cristo murió para reconciliarnos a Sí mismo.

Lectura opcional: Filipenses 4

Versículo de la semana para aprender de memoria: Lamentaciones 3:22-23

Archives

Follow Crosswalk.com