Zechariah 1

En la lectura de hoy:

La resistencia contra el sumo sacerdote; las visiones del candelero de Zacarías; el rollo volante; los cuatro carros; la desobediencia resulta en el cautiverio

Zacarías predijo la promesa gloriosa de la presencia de Dios e inspiró a los israelitas, diciéndoles: «Canta y alégrate, hija de Sion; porque he aquí vengo, y moraré en medio de ti, ha dicho Jehová» (Zacarías 2:10).

Zacarías profetizó la restauración de la nación judía y también declaró: «Y se unirán muchas naciones (gentiles) a Jehová en aquel día, y Me serán por pueblo, y moraré en medio de ti . . . » (2:11).

A menudo llegamos al final de nuestros propios recursos y perdemos la confianza en nuestras propias habilidades antes de aprender a confiar en el Señor. Fue durante un tiempo similar para Zacarías que el ángel del Señor le dijo: « . . . Esta es Palabra de Jehová a Zorobabel, que dice: No con ejército, ni con fuerza, sino con Mi Espíritu, ha dicho Jehová de los ejércitos. ¿Quién eres tú, oh gran monte? Delante de Zorobabel serás reducido a llanura» (los obstáculos humanos como Siria (Aram), Babilonia, y Egipto) (4:6-7).

Zorobabel (hijo de Salatiel), el gobernador de Judá (Hageo 1:1), había sido mandado a reedificar el templo. Josué (no el mismo que conquistó la tierra prometida) era el sumo sacerdote (3:1). Estos dos son tipos (sombras) de nuestro Señor como rey y como sumo sacerdote (Mateo 2:2; Hebreos 5:1-10).

La obra de Dios no se cumple «(Ni) con ejército, ni con fuerza», que significa nuestra fuerza, celo, o recursos humanos; «sino con Mi Espíritu, ha dicho Jehová de los ejércitos». La presencia que mora en nosotros del Espíritu Santo es indispensable para vivir una vida verdaderamente cristiana y poder cumplir con la voluntad de Dios. «He aquí el Varón cuyo nombre es el Renuevo . . . Él llevará gloria, y se sentará y dominará en Su trono, y habrá sacerdote a Su lado; y consejo de paz habrá entre ambos. . . . Y los que están lejos vendrán y ayudarán a edificar el templo de Jehová, y conoceréis que Jehová de los ejércitos me ha enviado a vosotros. Y esto sucederá si oyereis obedientes la voz de Jehová vuestro Dios» (Zacarías 6:12-13,15).

Zacarías predijo el rechazamiento de Jesucristo, Su segunda venida, y Su reino milenario. Después de Su resurrección, Jesucristo le dijo a Sus discípulos: «¡Oh insensatos, y tardos de corazón para creer todo lo que los profetas han dicho! . . . Y comenzando desde Moisés, y siguiendo por todos los profetas, les declaraba en todas las Escrituras lo que de Él decían» (Lucas 24:13-27).

Pensamiento para hoy:

El Señor Jesús vendrá otra vez: «para ser glorificado en Sus santos y ser admirado en todos los que creyeron» (II de Tesalonicenses 1:10).

Versículo de la semana para aprender de memoria: Santiago 1:12