Crosswalk.com aims to offer the most compelling biblically-based content to Christians on their walk with Jesus. Crosswalk.com is your online destination for all areas of Christian Living – faith, family, fun, and community. Each category is further divided into areas important to you and your Christian faith including Bible study, daily devotions, marriage, parenting, movie reviews, music, news, and more.

Intersection of Life and Faith

<< El Camino Bíblico

El Camino Bíblico - 9 de Octa

  • 2011 Oct 09
  • COMMENTS

 

Lea Matthew 21

En la lectura de hoy:

La entrada triunfal de Jesús; la purificación del templo; Jesús maldice la higuera; la cuestión sobre la autoridad de Jesús; las parábolas; los tributos; el gran mandamiento; el lloro y el crujir de dientes en las tinieblas eternas

El día lunes antes de la crucifixión del jueves, y sólo un día después de Su entrada triunfal a Jerusalén, «entró Jesús en el templo de Dios, y echó fuera a todos los que vendían y compraban . . . y les dijo: Escrito está: Mi casa, casa de oración será llamada; mas vosotros la habéis hecho cueva de ladrones» (Mateo 21:12-13; ver Isaías 56:7).

Los principales sacerdotes estaban enfurecidos y mandaron una delegación a interrumpir a Jesús «mientras enseñaba, y le dijeron: ¿Con qué autoridad haces estas cosas? ¿y quién Te dio esta autoridad?» (Mateo 21:23). Ellos se estaban refiriendo a toda la alabanza que Jesús había aceptado de la multitud como el Mesías, y también le preguntaron sobre quien le había dado la autoridad para echar a los cambistas de dinero del templo. Por esta razón ellos conspiraron para matar a Jesús (26:4).

El templo pertenecía a Dios, quien moraba entre ellos. La purificación del templo por Jesús ilustra la purificación que Cristo solo trae a nuestras vidas por medio del sacrificio (la expiación) por Su sangre (26:28; I de Juan 1:7; Apocalipsis 1:5).

Después de anunciar Su juicio sobre las actividades en el templo, «Respondiendo Jesús, les volvió a hablar en parábolas, diciendo: El reino de los cielos es semejante a un rey que hizo fiesta de bodas a su hijo . . . Las bodas a la verdad están preparadas; mas los que fueron convidados no eran dignos. Id, pues, a las salidas de los caminos, y llamad a las bodas a cuantos halléis. . . . Y entró el rey para ver a los convidados, y vio allí a un hombre que no estaba vestido de boda. . . . Entonces el rey dijo a los que servían: Atadle de pies y manos, y echadle en las tinieblas de afuera; allí será el lloro y el crujir de dientes» (Mateo 22:1-13).

Porque el estar separado eternamente de Dios es tan absoluto y tan terrible, Jesús nos habló mucho más de las tormentas horribles de este infierno eterno llamado «el lago de fuego» (Apocalipsis 20:10) que ninguno de todos los escritores del Nuevo Testamento puestos juntos. En esta parábola, Jesús nos enseña sobre el error de los que se suponen poder entrar en el cielo por ser muy buenos. El apóstol Pablo nos dice: «Porque hay aún muchos contumaces, habladores de vanidades y engañadores, mayormente los de la circuncisión . . . Profesan conocer a Dios, pero con los hechos lo niegan, siendo abominables y rebeldes, reprobados en cuanto a toda buena obra» (Tito 1:10,16).

Pensamiento para hoy:

La verdadera humildad incluye una actitud de benignidad para con otras personas.

Versículo de la semana para aprender de memoria: Mateo 7:2

Archives

Follow Crosswalk.com