Read Apocalipsis 17 – 18

En la lectura de hoy:

Babilonia la grande, la madre de las abominaciones; la destrucción de Babilonia es predicha; la caída de Babilonia

El apóstol Juan reportó, diciendo: «Y me llevó en el Espíritu al desierto; y vi a una mujer sentada sobre una bestia escarlata llena de nombres de blasfemia, que tenía siete cabezas y diez cuernos. . . . (Y) tenía en la mano un cáliz de oro lleno de abominaciones (pecados detestables) y de la inmundicia de su fornicación (infidelidad); y en su frente un nombre escrito, un misterio: BABILONIA LA GRANDE, LA MADRE DE LAS RAMERAS Y DE LAS ABOMINACIONES DE LA TIERRA» (Apocalipsis 17:3-5). La Babilonia del Antiguo Testamento llegó a ser la capital más magnífica del mundo antiguo, y su rey, Nabucodonosor, controlaba el mundo conocido en aquel entonces. Durante sus conquistas, él destruyó el reino de Judá, como también el templo de Dios y la santa ciudad de Jerusalén.

«BABILONIA LA GRANDE, LA MADRE DE LAS RAMERAS» ilustra las fuerzas que desafían a Dios en la política y en la religión que muy pronto controlarán al mundo. Esta federación apóstata de iglesias y religiones del mundo darán su completo apoyo al sistema político y económico de un gobierno mundial llamado «una bestia escarlata» que será gobernado por el anticristo.

La «mujer» y la «bestia» representan la alianza que existirá entre el gobierno mundial, llamado la bestia, y la ramera, Babilonia, la cual va a pretender ser la iglesia verdadera.

Esta iglesia falsa promoverá la «igualdad de todas las religiones». Finalmente, todos ellos juntos se opondrán en gran furia contra Jesucristo como el único camino para obtener la vida eterna. El mensaje de esta super- iglesia estará basado en sus agendas sociales, sus objetivos humanitarios, y un formalismo sin vida, todo lo cual le será de gran interés a la mayoría de las personas en el mundo.

Las fuerzas del mundo «(pelearán) contra el Cordero, y el Cordero los vencerá, porque Él es Señor de señores y Rey de reyes; y los que están con Él son llamados y elegidos y fieles» (17:14).

Cada día nuestros corazones piensan en nuestra preparación sobre la segunda venida de Jesucristo. Pues, nuestro Señor nos dijo: «He aquí Yo vengo pronto, y Mi galardón conmigo, para recompensar a cada uno según sea su obra» (Apocalipsis 22:12).

Pensamiento para hoy:

Alabado sea el Señor, Jesús de Nazaret, el Rey de Paz que pronto vendrá otra vez.
Versículo de la semana para aprender de memoria:

Lucas 2:11