Psalms 120

En la lectura de hoy:

La oración por el rescate de los labios mentirosos; el poder sustentador de Dios; la oración por la paz de Jerusalén; la bendición por confiar en Dios

Todos los varones judíos que estaban físicamente listos y limpios según las ceremonias requeridas bajo la Ley de Dios tenían que ir a Jerusalén tres veces cada año (Éxodo 23:14-17; Deuteronomio 16:16).

Con confianza en la protección del Señor en sus jornadas, el adorador israelita podía cantar: «Mi socorro viene de Jehová . . . Jehová guardará tu salida y tu entrada desde ahora y para siempre» (Salmo 121:2,8).

Los Salmos eran cantados mientras ellos viajaban hacia Jerusalén para participar en las fiestas, los sacrificios, y la adoración. Aunque algunos tenían que viajar de una a tres semanas para llegar a Jerusalén, estas jornadas eran un gran gozo para ellos. Todos cantaban con seguridad que el Señor iba a proteger sus hogares y sus posesiones durante su ausencia. «He aquí, no se adormecerá ni dormirá el que guarda a Israel» (121:4). El salmista dijo: «Esperé yo a Jehová, esperó mi alma; en Su Palabra he esperado. . . . Porque en Jehová hay misericordia, y abundante redención con Él» (130:5-7). Los israelitas eran enseñados a confiar en el Señor por Su provisión y Su protección, como también por el perdón de sus pecados.

Estamos acercándonos rápidamente al final de nuestras oportunidades para edificar el reino de Dios. El rey David, por medio de la inspiración del Espíritu Santo, pudo prever ese glorioso tiempo cuando el Mesías reinará en Jerusalén: «Pedid por la paz de Jerusalén . . . (por) amor a la casa de Jehová nuestro Dios buscaré tu bien» (122:6-9).

Esta profecía predice el perfecto reino del Príncipe de Paz: «Y vendrán muchos pueblos, y dirán: Venid, y subamos . . . a la casa del Dios de Jacob; y nos enseñará Sus caminos, y caminaremos por Sus sendas. Porque de Sion saldrá la Ley, y de Jerusalén la Palabra de Jehová» (Isaías 2:3).

Siglos habían pasado, pero el día pronto iba a llegar cuando el trono de Israel iba a ser ocupado por un descendiente de David — el Mesías (Salvador) prometido, el Hijo de Dios nacido de una virgen, Jesucristo.

«Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos bendijo con toda bendición espiritual en los lugares celestiales en Cristo . . . para que fuésemos santos y sin mancha delante de Él . . . (en Jesucristo, el Amado) en quien tenemos redención por Su sangre, el perdón de pecados» (Efesios 1:3,4,7).

Pensamiento para hoy:

Estar satisfechos es la clave para alabar al Señor.

Lectura opcional:

II de Timoteo 1

Versículo de la semana para aprender de memoria:

Salmos 34:2