Crosswalk.com aims to offer the most compelling biblically-based content to Christians on their walk with Jesus. Crosswalk.com is your online destination for all areas of Christian Living – faith, family, fun, and community. Each category is further divided into areas important to you and your Christian faith including Bible study, daily devotions, marriage, parenting, movie reviews, music, news, and more.

Intersection of Life and Faith

<< Devocional para Parejas

Devocional para Pareja - La Semana del 30 de Deciembre

  • 2013 Dec 30
  • COMMENTS

Aprender a dejar ir

¿No es acaso por mandato del Altísimo que acontece lo bueno y lo malo? Lamentaciones 3:38,NVI

Pocos de nosotros se sienten cómodos con la muerte. Eso es comprensible. La humanidad, al principio, no fue diseñada por Dios para morir. La muerte es lo antinatural que rasga el alma del cuerpo.

Y sin embargo, a medida que nuestro viaje se desarrolla, casi todos nosotros algún día enfrentaremos a la inminente muerte de alguien querido para nosotros. Sólo pensar en ello se siente repulsivo. A los que se niegan a aceptar cualquier cosa menos dulzura y luz en su relación con Dios, un verso como el de arriba no parece pertenecer a la Biblia.

Paradójicamente, en Su sabiduría, Dios permitió que la muerte formara parte de la vida. Pero negándola, mediante la constante exhortación de seres queridos con enfermedades terminales a ser más positivos en su pensamiento, hay un punto en el que en lugar de ayudarlos, nos limitamos a negarles nuestra compañía en este viaje en el momento en que más lo necesitan.

Para acercarse a la muerte como si Dios nunca pudiera tener un papel en ella crea un gran dilema para los enfermos graves. El insinuar que la muerte significa que Dios ya no está a cargo amenaza la libertad de una persona para experimentar su paz y consuelo al final de la vida. El no entender nunca que "es mejor ir a una casa de luto que ir a una casa de banquete" (Eclesiastés 7:2) demuestra lo poco que entendemos acerca de las promesas a la espera de ser cumplidas para el Cristiano en el otro lado de la vida.

Cuando mi mamá se acercaba a la muerte, ella continuaba preguntándome: "¿Qué tengo que hacer?", Le dije: "Mamá, no necesita hacer nada más. Siéntase libre de ir a casa, de ir al cielo. Está bien." Yo le daba permiso para entrar en los brazos de su Salvador, liberándola para abrazar la muerte.

¿Palabras duras?  Ya lo creo. Pero Dios sigue en control. Incluso en la muerte, Dios es bueno. . . todo el tiempo.

Archives

Follow Crosswalk.com