;

Crosswalk.com aims to offer the most compelling biblically-based content to Christians on their walk with Jesus. Crosswalk.com is your online destination for all areas of Christian Living – faith, family, fun, and community. Each category is further divided into areas important to you and your Christian faith including Bible study, daily devotions, marriage, parenting, movie reviews, music, news, and more.

Intersection of Life and Faith

<< Alimento Diario

Alimento Diario - 16 de Febrero, 2018

  • 2018 Feb 16
  • COMMENTS
  

Febrero 16

Leer Marcos 1:16-20

 

¿REDES O GANCHOS?

Mientras Jesús caminaba junto al lago de Galilea, vio a Simón y a su hermano Andrés. Estaban echando la red al agua, porque eran pescadores. Jesús les dijo: “Síganme, y yo haré de ustedes pescadores de hombres”. (Marcos 1:16-17)

Cuando era niña, a menudo íbamos a acampar al río Kern en las Sierras, donde pescábamos truchas. El garaje de mi casa estaba lleno de equipos de pesca. Había una caja con aparejos, cañas, carretes y pequeños frascos con huevos de salmón de color rojo brillante que usábamos de carnada. También había anzuelos: esos ganchos horribles que podían atravesar un dedo si uno no tenía cuidado.

Los anzuelos eran la razón por la cual no me gustaba mucho la pesca. Sí disfrutaba estar en las rocas junto al agua. Y también comprendía que los pescados tuvieran que morir para que pudiéramos alimentarnos. Eso no me molestaba. Pero no quería ver a un pobre pescado salir del agua luchando con mi anzuelo clavado en su boca, por lo que me alegraba en secreto cuando no pescaba nada.

Creo que muchas personas sienten lo mismo con respecto al evangelismo. De alguna manera les parece deshonesto tratar de hacer “picar el anzuelo espiritual” a alguien, aun cuando sea por una buena causa. Sienten como que no están siendo honestos. Quizás nosotros también nos alegramos cuando no pescamos nada.

Pero esa no es la clase de pesca a la cual Jesús nos llama. Los hombres a quienes Jesús llamó no pescaban con anzuelos y carnadas, sino con redes. Pescaban muchos peces a la vez y lo hacían abiertamente. No usaban ningún truco y no causaban ningún dolor innecesario a los peces.

Y cuando comenzaron a pescar personas, la pesca fue mucho mejor aún: porque esos “peces” humanos estaban destinados a la vida y no a la muerte. Esos peces habrían de ser el amado pueblo de Dios, sus hijos; porque Jesucristo, el maestro pescador, habría de dar su vida por ellos. ¿Anzuelos y carnada, dolor y sufrimiento? Jesús los tomó todos sobre sí para que nosotros, su pesca, podamos vivir.

Oración:Gracias, Jesús, por pescarme y hacerme tuyo. Utilízame para traer a otros a la fe en ti. Amén.

CRISTO PARA TODAS LAS NACIONES 
660 Mason Ridge Center Dr. 
St. Louis, MO 63021 
1-800-972-5442 
camino@lhm.org 
www.paraelcamino.com 



Archives

Follow Crosswalk.com