;

Crosswalk.com aims to offer the most compelling biblically-based content to Christians on their walk with Jesus. Crosswalk.com is your online destination for all areas of Christian Living – faith, family, fun, and community. Each category is further divided into areas important to you and your Christian faith including Bible study, daily devotions, marriage, parenting, movie reviews, music, news, and more.

Intersection of Life and Faith

<< Alimento Diario

Alimento Diario - 3 de Enero, 2018

  • 2018 Jan 03
  • COMMENTS
  

En Jerusalén vivía un hombre justo y piadoso, llamado Simeón, que esperaba la salvación de Israel. El Espíritu Santo reposaba en él y le había revelado que no moriría antes de que viera al Ungido del Señor. Simeón fue al templo, guiado por el Espíritu. Y cuando los padres del niño Jesús lo llevaron al templo para cumplir con lo establecido por la ley, él tomó al niño en sus brazos y bendijo a Dios. (Lucas 2:25-28)

SOSTENIENDO A JESÚS

A pesar de su larga vida, Simeón todavía tenía un deseo por cumplir: ver al Mesías anunciado, así como Dios se lo había prometido. ¡Cuánto habrá atesorado esa promesa!

Cuando llegó el día, el Espíritu Santo llevó a Simeón al templo donde una familia joven estaba yendo para adorar y ofrecer sacrificio. No tenían nada de extraordinario. Sin embargo, Simeón reconoció al niño: ¡Jesús, el Mesías, su Salvador! Y lo tomó en brazos y bendijo a Dios.

Estaba sosteniendo en sus brazos al Dios encarnado, el deseo de toda su vida, y eso ya era suficiente. De su corazón brotaron las palabras que hoy conocemos como el Canto de Simeón.

Hay momentos en los que yo también quisiera poder sostener a Jesús en mis brazos. A veces es difícil querer a un Dios invisible, cuya voz no escuchamos con los oídos y cuyo rostro nunca hemos visto. Pero el Espíritu Santo nos mantiene fieles y llenos de fe.

Quizás esa sea una razón por la cual Dios se nos ofrece en cuerpo y sangre: para que podamos tocarlo y degustarlo. Dios sabe que, como Simeón, necesitamos ver, tocar y degustar al Cristo. Y es por ello que comparte con nosotros su salvación, tanto en espíritu como en cuerpo. Todo nuestro ser ha sido redimido por la muerte y resurrección de Cristo. Un día, las palabras de Job se harán realidad para cada uno de nosotros:

“Yo sé que mi Redentor vive,
       y que al final se levantará del polvo.
También sé que he de contemplar a Dios,
       aun cuando el sepulcro destruya mi cuerpo.
Yo mismo seré quien lo vea,
       y lo veré con mis propios ojos,
aun cuando por dentro ya estoy desfalleciendo.”(Job 19:25-27)

ORACIÓN: Querido Señor, te pertenezco en cuerpo y alma. Fortalece mi fe hasta la eternidad. Amén

CRISTO PARA TODAS LAS NACIONES 
660 Mason Ridge Center Dr. 
St. Louis, MO 63021 
1-800-972-5442 
camino@lhm.org 
www.paraelcamino.com 



Archives

Follow Crosswalk.com