Crosswalk.com aims to offer the most compelling biblically-based content to Christians on their walk with Jesus. Crosswalk.com is your online destination for all areas of Christian Living – faith, family, fun, and community. Each category is further divided into areas important to you and your Christian faith including Bible study, daily devotions, marriage, parenting, movie reviews, music, news, and more.

Intersection of Life and Faith

<< Conexión Vertical

Conexión Vertical - 14 de Enero

  • 2014 Jan 14
  • COMMENTS


Y tú ¿qué harás?

Si describiéramos el mundo en el que vivimos, estoy segura que ninguno de nosotros utilizaría adjetivos como: justo, compasivo, amoroso, equitativo, pacífico, etc. Esas no son características de nuestras sociedades, sin importar donde vivas, seguramente no es un lugar perfecto.
 
Es cierto que el ser humano tiene el corazón endurecido, cegado por el pecado y se ha alejado de Dios y como consecuencia el sufrimiento es una de las características de nuestro mundo. Nada de eso es una novedad, pero ¿Nos conformaremos sólo con ver o reclamarle a Dios?
 
Hay una fábula árabe que cuenta que un día un hombre paseaba por el bosque cuando se encontró con un zorro herido. El pobre animalito se había roto las cuatro patas mientras intentaba huir de un cazador y estaba tal malherido que ni siquiera podía moverse para encontrar comida.
 
El hombre sintió lástima por el animal y decidió acercarse a él. Pero mientras lo hacía vio un gigantesco oso que se asomaba entre los árboles, arrastrando los despojos del animal que acababa de devorar. El oso pareció no estar  interesado el zorro y de hecho, dejó caer los restos y se dio media vuelta en busca de otro animal que llevarse a la boca. Los desperdicios cayeron junto al zorro, que se lanzó sobre la poca carne que quedaba con enorme ansiedad.
 
Al día siguiente, el hombre volvió al bosque. Una vez más, el oso había dejado un apetitoso bocado cerca de donde estaba el hambriento zorro y éste, nuevamente se había abalanzado sobre la comida. El tercer día, al volver al bosque, la escena era la misma. 
 
El hombre reflexionó detenidamente sobre lo que había visto.
 
-Si Dios se preocupa tanto por el zorro - se dijo a sí mismo-, ¿cuánto más se preocupará por mí? Mi fe no es lo suficientemente fuerte, debo aprender a confiar en Dios con la misma intensidad que el zorro.
Acto seguido, el hombre se arrodilló en el bosque y, con la mirada puesta en el cielo, exclamó:

-Señor, el zorro me ha demostrado lo que es tener fe en ti. A partir de este momento me entrego a ti en cuerpo y alma. Confío en que cuides como el oso asiste al zorro.
 
Dicho esto, el hombre se tumbó en el suelo a la espera de que Dios se ocupara de él. Transcurrió un día y no sucedió nada. El hombre empezó a tener hambre. Pasó otro día y seguía sin ocurrir nada. El hombre empezó a inquietarse. El tercer día, cuando aún no había ni rastro de Dios, el hombre se enfadó.
 
- Señor, quieres a ese zorro más que a mí. ¿Por qué no te preocupas de mí con lo mucho que yo confío en ti? ¿Por qué no me alimentas?.
 
Por fin, el hambre obligó al hombre a volver al pueblo. En una de las calles del pueblo, se topó con un niño hambriento. No pudo contenerse y le manifestó a Dios su ira:
 
-¿Por qué no haces nada para ayudar a este pobre niño?.
 
- Ya lo he hecho, respondió Dios. Te he creado a ti. Pero has decidido seguir el ejemplo del zorro y no el del altruista oso.
 
Nosotros somos los responsables de cambiar nuestro entorno. Conocemos la verdad, somos libres, Dios nos ha provisto de habilidades, talentosos, dones y nos dará la fortaleza para hacer algo por los demás.
Si bien es cierto que Dios siempre provee y de formas milagrosas, como sucedió con Elías que fue alimentado por cuervos, en el caso de la fábula, un oso alimentaba al zorro herido, nosotros somos sus representantes en la tierra, debemos ser sal y luz para las personas, no podemos conformarnos con compadecernos del sufrimiento de la gente.
 
Es verdad que es una tarea difícil pero si no empezamos por nuestra casa, nuestro entorno, entonces será imposible. No necesitas decir nada, con tu testimonio, mostrando el amor de Cristo en tu vida puedes transformar a alguien.
 
Ya hay mucha gente culpando y reclamando a Dios por los males que aquejan a la humanidad, es hora de mostrar que el amor de Cristo cambia vidas y transforma realidades y que nunca se ha olvidado de nosotros.
 
Dios se ocupará de tus necesidades, tú ocúpate de mostrar el amor de Dios a otros.
 
“En todo os he enseñado que, trabajando así, se debe ayudar a los necesitados, y recordar las palabras del Señor Jesús, que dijo: Más bienaventurado es dar que recibir”. - Hechos 20:35
 
Ana María Frege Issa
Coordinadora Call Center

Haz clic aquí para visitar la página de CVC La Voz

Si necesitas oración o consejería, CVC La Voz tiene personas preparados para recibir ayuda. CVC La Voz Radio Cristiana provee contenido dinámico y relevante diariamente para impactar vidas. Tenemos un grupo dedicado de consejeros listo para recibir su petición de oración, comentarios o preguntas.

Archives

Follow Crosswalk.com