El Capitán Frío
 
Pero tengo contra ti, que has dejado tu primer amor. - Apocalipsis 2:4 Reina-Valera 1960
 
Seguramente recuerdas, al igual que yo,  a este curioso personaje, que podíamos verlo en la serie de Batman, se trataba de un villano malvado, que tenía un insólito problema que le impedía vivir a las temperaturas normales del ambiente, por lo cual necesitaba mantenerse en un clima muy frío contando para esto, con un traje especial que le permitía superar esta anomalía.  Su arma de ataque era congelar, lograr que otros se sientan tan fríos e infelices como él.
 
Pensando en esto y aunque se trata de una serie televisiva, vemos que las armas que atacan actualmente a un creyente no son muy diferentes.
 
Cuantas veces vemos personas entusiastas, en todas las áreas de la vida, tienen proyectos, sueñan, pero al tiempo algo los desanimó y los vemos postergando sus sueños y sin esperanza.
 
Una pareja de jóvenes comienza una relación de noviazgo, se los ve muy bien, muy enamorados, pero tal vez al poco tiempo ya no se sienten como al principio, lo que antes veían como una característica simpática en el otro, ahora les molesta y se vuelve insoportable. Lo explican diciendo, se enfrió el amor.
 
También nos encontramos con otros, muy activos en la iglesia, que se anotan en cuanto proyecto existe, los vemos entusiastas, queriendo hacer cosas nuevas, bien involucrados, sin embargo un tiempo después los vemos desanimados, dudando y sin ganas de seguir.
 
¿Qué pasó, por que cambiaron tanto? Los atacó el capitán  frío,  pero no el de Batman. Una de los dificultades mas frecuentes con la que tenemos que batallar, es las de evitar el enfriamiento espiritual. Nos enfriamos cuando:
 
- Perdemos la fe, por los golpes y circunstancias de la vida.
- Queremos seguir a Dios, pero al mismo tiempo nos permitimos hacer  cosas que nos gustan, aún sabiendo que no le agradan a Dios.
- Comenzamos a ver defectos en las autoridades y miembros de las iglesias, considerando que si nos escucharan a nosotros las cosas saldrían mejor.
- Criticamos, murmuramos, hablamos de todos y muchas veces sin la menor piedad.
- La oración dejó de ser una prioridad y la remplazamos por otras cosas o actividades, que nos distraen quitando nuestro tiempo con Dios.
- Nos permitimos situaciones de pecado, que antes nos parecían inaceptables.
-  Escuchamos a todos los que ya se han enfriado y al cabo de un tiempo nos terminando contagiando.
 
Entonces decimos: ya no siento lo mismo que antes, no sé qué me pasa, buscamos la culpa en otros, ponemos excusas, pensamos en cambiar de iglesia, aunque íntimamente sabemos que nosotros mismos permitimos que el frío llegue a nuestra vida.
 
Tal vez te sientes identificado con alguna de estas situaciones, si es así, y consideras que te has enfriado, la solución está al alcance de tu mano. Así como el hielo no soporta el calor,  ya que comienza a derretirse, de igual forma, todo enfriamiento espiritual, deberá ceder cuando recuperes el fuego de tu relación con Dios. ¿Pregúntate cuando comenzaste a enfriarte? ¿Qué hacías cuando estabas lleno de fe y entusiasmo? ¿qué actividades tenías, ¿cuáles eran tus amigos? De tal manera encontrarás los pasos que necesitas dar para recuperar el fuego y la pasión que te lleven a vivir la vida abundante que Dios tiene preparada para tí.
 
Daniel Zangaro
Director RDS

Haz clic aquí para visitar la página de CVC La Voz

Si necesitas oración o consejería, CVC La Voz tiene personas preparados para recibir ayuda. CVC La Voz Radio Cristiana provee contenido dinámico y relevante diariamente para impactar vidas. Tenemos un grupo dedicado de consejeros listo para recibir su petición de oración, comentarios o preguntas.