GRACIA INMERECIDA

Una vez una mujer bañada en lagrimas se acerco cierto día a Napoleón a fin de solicitar una gracia para su hijo.
 
El emperador respondió que era imposible; se trataba de un joven soldado que había desertado y aun traicionado; la justicia exigía pues, que fuera fusilado.
 
- No pido justicia, explico la madre, abogo por una gracia.
 
- Señora, le repito que su hijo no merece una gracia, confirmo Napoleón.
 
Pero ella alegó, es por eso que pido gracia, pues si fuera inocente ya no podría merecerla, es todo lo que pido.
 
- Bien, en este caso le concedo la gracia. El emperador lo perdonó.
 
No podemos ganar el favor de Dios a través de nuestros propios meritos, porque nadie podría ser bastante bueno o hacer suficientes obras para alcanzar el nivel de perfección exigido por Dios.
 
En cambio, si apelamos a su infinita compasión, nunca seremos decepcionados. Él otorga gratuitamente la salvación a quien se vuelve a Él.
 
Suplicarle es reconocer que no podemos hacer nada por nosotros mismos, que nos sentimos perdidos, es reconocer también que Dios existe y que Él es el Salvador. 
 
Cuando acudimos a su amor nunca es en vano, porque Él nos ama verdaderamente, con amor eterno. Jeremías 31:3
 
“Pero Dios, que es rico en misericordia, por su gran amor con que nos amó, aun estando nosotros muertos en pecados, nos dio vida juntamente con Cristo (por gracia sois salvos)”. Efesios 2:4-5
 
Telma Céspedes.
Tags: Gracia , inocente, compasión, Dios.

Haz clic aquí para visitar la página de CVC La Voz

Si necesitas oración o consejería, CVC La Voz tiene personas preparados para recibir ayuda. CVC La Voz Radio Cristiana provee contenido dinámico y relevante diariamente para impactar vidas. Tenemos un grupo dedicado de consejeros listo para recibir su petición de oración, comentarios o preguntas.