Vida en el Desierto
 
Isaías 35 “Se alegrarán el desierto y la soledad; el yermo se gozará y florecerá como la rosa”
 
Recuerdo en cierta oportunidad en que pude visitar un desierto, con mi espíritu de aventurera decidí subir una de las montañas de arena, la verdad es que entre más escalábamos, la cumbre parecía estar más lejos. Si dábamos un paso, los pies se deslizaban dos así que una aventura que empezó como una gran idea se tornó en todo un desafío, es más, cuando la fin logramos alcanzar la cima, faltos de aire tuvimos que sentarnos para recuperar las fuerzas y el aliento. Lamentablemente en aquella cúspide, antes de experimentar un sentimiento de victoria, fuimos inundados por un gran desaliento, ya que al mirar a lo lejos, lo único que veíamos era un horizonte de arena interminable, no se veía flores, ni arboles, no había agua o animales, solo un sol agotador que inundaba cada espacio y de manera dominante le reducía a un lugar sencillamente no deseable.
 
En nuestras vidas muchas veces nos encontramos en desiertos como este, cuando una matrimonio termina, un hijo de va de la casa, muere un ser querido o un diagnostico inesperado se presenta es como que estuviésemos en la cima de ese montículo de arena, no sólo estamos agotados y sin fuerzas sino que el horizonte no se muestra nada prometedor. Es inevitable sentirse aislado, solo, impotente y vacio.
 
En la palabra de Dios encontramos una promesa en cuanto a esos desiertos, Dios nos dice que aun en ellos encontraremos vida ¿Que puede ser más árido o estéril que un desierto? Allí no hay esperanza, sólo se espera pacientemente que las fuerzas se agoten y el cuerpo termine por rendirse ante las circunstancias adversas. Dios ha prometido que El traerá vida, y aun en medio de esa esterilidad, veremos florecer nuestros hogares, disfrutaremos de paisajes que nunca antes se vieron y nuestras vidas gozaran de condiciones imposibles para la naturaleza, inalcanzables para el hombre, pero posibles para Dios.
 
Si hoy estas pasando por lo que puedes denominar un desierto, si cuando miras al futuro te llenas de desesperanza o si sientes que las fuerzas se te acaban y no puedes más. Aférrate a la promesa de tu creador. Dios dice que Él hará algo nuevo, brotarán oasis de agua fresca y cristalina para ti y te cubrirá del sol abrazador, hasta llevarte a un lugar seguro. Sólo confía en Él, no desmayes y declara que este desierto se tornará en alegría y el llanto en danza. No te preocupes no depende de ti, ni de tus circunstancias, Depende de Dios y el SIEMPRE cumple sus promesas. Párate en esa cima y empieza a ver como tu desierto se llena de vida. 
 
Isaías 43:19-20 “He aquí que yo hago cosa nueva; pronto saldrá a luz; ¿no la conoceréis? Otra vez abriré camino en el desierto, y ríos en la soledad. Las fieras del campo me honrarán, los chacales y los pollos del avestruz; porque daré aguas en el desierto, ríos en la soledad, para que beba mi pueblo, mi escogido. 
 
 
 
Dilean Cañas
Adminsitradora Contenido Online

Haz clic aquí para escuchar a Promesas De Dios
Haz clic aquí para ver videos de Al Punto con el Dr. Jeffrey de Leon  

Haz clic aquí para visitar la página de CVC La Voz

Si necesitas oración o consejería, CVC La Voz tiene personas preparados para recibir ayuda. CVC La Voz Radio Cristiana provee contenido dinámico y relevante diariamente para impactar vidas. Tenemos un grupo dedicado de consejeros listo para recibir su petición de oración, comentarios o preguntas.