¿A pesar de todo, me seguirás amando?
 
Resulta fácil hacer un trabajo cuando tenemos todas las herramientas necesarias para realizarlo, o bien decir adiós a alguien, pero íntimamente sabiendo que al siguiente día lo volveremos a ver. Tampoco hay dificultad alguna en hacerle un favor a aquella persona que nos cae bien y nos agrada. De igual manera se nos hace muy fácil alabar y servir a Dios, en especial cuando recibimos buenas noticias y todo nos sale bien. Pero,  ¿que pasa cuando no es así?;
 
“Aunque la higuera no florezca, Ni en las vides haya frutos, Aunque falte el producto del olivo, Y los labrados no den mantenimiento, Y las ovejas sean quitadas de la majada, Y no haya vacas en los corrales; Con todo, yo me alegraré en Jehová, Y me gozaré en el Dios de mi salvación.” Habacuc 3:17
 
Pero… Si todavía no llega lo que estas esperando, no ves los frutos de tu trabajo, y pareciera que en lugar de vivir una vida abundante, vives en escasez. O quizás tus planes no salieron como pensabas y no puedes ver una salida. Si has estado peleando como buen soldado, pero sigues viendo al enemigo tan fuerte como antes, con todo ¿Podrás aún  alegrarte y gozarte sabiendo que tienes a Dios de tu lado?
Si estas pasando problemas y por tanto, has dejado de orar, de leer su palabra, o has dejado de servir, de obedecer, puede que te encuentres desanimado, pensando que Dios no te oye, o que si lo hace de todas maneras no te responde. Entonces hay una pregunta para tí, ¿que te movía a orar, buscar y servir a Dios?, ¿el amor que sientes por El o sus bendiciones?
 
 “Por lo cual, levantad las manos caídas y las rodillas paralizadas; y haced sendas derechas para vuestros pies, para que lo cojo no se salga del camino, sino que sea sanado.” Hebreos 12:12-13
 
Si estas pasando por una situación difícil ¡No esperes hasta que las bendiciones lleguen para confiar en Dios! por el contrario, comienza a confiar ahora, que todo está mal, para que luego lleguen las bendiciones. Al buen trabajador se lo reconoce, cuando se ha sacrificado en realizar su trabajo, y al buen siervo por su servicio. Ahora levanta nuevamente los brazos, no paralices tus rodillas ¡vuelve a orar y a trabajar para Dios! ¡Porque solamente en su camino, es donde se ven los milagros!
 
Y  Recuerda que nosotros estamos con Dios por amor, no por lo que nos pueda dar, aunque ya nos dio mucho al darnos la salvación.
 
¡Gózate porque El te ama y si confías en El, El hará! 
 
Shirley Chambi

Haz clic aquí para visitar la página de CVC La Voz

Si necesitas oración o consejería, CVC La Voz tiene personas preparados para recibir ayuda. CVC La Voz Radio Cristiana provee contenido dinámico y relevante diariamente para impactar vidas. Tenemos un grupo dedicado de consejeros listo para recibir su petición de oración, comentarios o preguntas.