Crosswalk.com aims to offer the most compelling biblically-based content to Christians on their walk with Jesus. Crosswalk.com is your online destination for all areas of Christian Living – faith, family, fun, and community. Each category is further divided into areas important to you and your Christian faith including Bible study, daily devotions, marriage, parenting, movie reviews, music, news, and more.

Intersection of Life and Faith

<< El Camino Bíblico

El Camino Bíblico - 1 de Diciembre

  • 2014 Dec 01
  • COMMENTS


Read Galatians 1

En la lectura de hoy:

Hay sólo un evangelio; Pablo reprende a Pedro; la justificación es por la fe, no por la Ley; la Ley fue nuestro ayo para llevarnos a Cristo

Esta epístola establece para siempre la verdad que hay sólo un camino para evitar el infierno eterno y estar seguro de la vida eterna en el cielo tanto para el judío que como para el pagano: «nuestro Señor Jesucristo, el cual se dio a Sí mismo por nuestros pecados para librarnos del presente siglo malo, conforme a la voluntad de nuestro Dios y Padre» (Gálatas 1:3-4). Aquí Dios nos recuerda que nadie se merece o puede ganarse la vida eterna en el cielo por cumplir la Ley. Solamente podemos «ser justificados por la fe de Cristo y no por las obras de la Ley, por cuanto por las obras de la Ley nadie será justificado. Y si buscando ser justificados en Cristo, también nosotros somos hallados pecadores, ¿es por eso Cristo ministro de pecado? En ninguna manera» (2:16-17). El completo significado de la gracia de Dios y su amorosa bondad, la cual ni aun nos merecemos, fue revelada cuando Jesús murió en la cruz para que nosotros pudiéramos ser rescatados del juicio que nos merecemos por nuestros pecados y finalmente estar en el cielo con Él para siempre.

Desde que nadie tiene la habilidad de cumplir toda la Ley de Dios, «Cristo nos redimió de la maldición de la Ley, hecho por nosotros maldición» (3:13). Estos hechos nos guían a reconocer nuestra necesidad del Salvador. «De manera que la Ley ha sido nuestro ayo, para llevarnos a Cristo, a fin de que fuésemos justificados por la fe. Pero venida la fe, ya no estamos bajo ayo» (3:24-25). En lugar de esto, somos guiados y habilitados por el Espíritu Santo que mora en nosotros para ser «hijos de Dios por la fe en Cristo Jesús; porque todos los que habéis sido bautizados en Cristo, de Cristo estáis revestidos. Ya no hay judío ni griego; no hay esclavo ni libre; no hay varón ni mujer; porque todos vosotros sois uno en Cristo Jesús. Y si vosotros sois de Cristo, ciertamente linaje de Abraham sois, y herederos según la promesa» (3:26-29).

Dios nos ha encomendado para llegarnos al mundo con las buenas nuevas que nuestro Señor Jesucristo, el Impecable Hijo de Dios, tomó nuestro lugar y murió por nuestros pecados. El Señor «nos ha librado de la potestad de las tinieblas, y trasladado al reino de Su Amado Hijo» (Colosenses 1:13). Nuestra verdadera ciudadanía está ahora mismo en el cielo, mientras que nosotros aquí en la tierra esperamos la inminente reunión en el aire con Jesús. «(El) principado sobre Su hombro; y se llamará Su nombre Admirable, Consejero, Dios Fuerte, Padre Eterno, Príncipe de Paz» (Isaías 9:6).

Pensamiento para hoy:

Si tememos mucho a los hombres es porque tememos a Dios muy poco.
Versículo de la semana para aprender de memoria:

Tito 2:14

Archives

Follow Crosswalk.com