John 1

En la lectura de hoy:

La Deidad de Cristo; Juan el Bautista; el Cordero de Dios; Su primer milagro en Caná; la purificación del templo; el hombre Nicodemo

«Había un hombre de los fariseos que se llamaba Nicodemo, un principal entre los judíos» (Juan 3:1). Este prominente rabí probablemente quería tener una conversación sin interrupción con Jesús, así, pues, él decidió venir a Jesús de noche. Nicodemo era miembro del Sanedrín, el concilio que controlaba la vida religiosa de Israel, pero aún él pudo confesarle a Jesús: «Rabí, sabemos que has venido de Dios como Maestro» (3:2).

Jesús le dijo a Nicodemo: «De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de agua y del Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios. Lo que es nacido de la carne (de padres humanos), carne es; y lo que es nacido del Espíritu, espíritu es» — («ser hechos hijos de Dios» — 1:12) (3:5-6). «Os es necesario nacer de nuevo» — («de Dios» — 1:13) (3:7). Para ilustrar lo importante que es «nacer de nuevo» (tener la vida eterna), Jesús le recordó del tiempo cuando los israelitas, cerca del final de sus jornadas de 40 años en el desierto, otra vez murmuraron sobre sus circunstancias. Por eso, el Señor les mandó serpientes ardientes entre ellos. Miles de personas murieron. Cuando el pueblo clamó a Dios, Él mandó a Moisés a hacer una serpiente de bronce y levantarla sobre un asta. El pueblo sólo podía ser sanado al poner sus ojos y mirar a la serpiente de bronce (Números 21:5-9). Jesús entonces dijo: «Y como Moisés levantó la serpiente en el desierto, así es necesario que el Hijo del Hombre sea levantado, para que todo aquel que en Él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna» (Juan 3:14-15). «El que en Él cree, no es condenado; pero el que no cree, ya ha sido condenado, porque no ha creído en el Nombre del Unigénito Hijo de Dios» (3:18). La serpiente fue hecha de bronce desde que es el símbolo bíblico del juicio.

La persona que ha llegado a «nacer de nuevo» del Espíritu Santo ahora ama las cosas de Dios que antes vivía ignorando, y odia las cosas malas que antes deseaba. Cuando nacimos la primera vez recibimos la naturaleza pecaminosa de nuestros padres, la cual fue heredada de Adán. Pero, cuando llegamos a «nacer de nuevo» y entramos en la familia de Dios, es que recibimos Su naturaleza divina. Por esta razón Dios nos dice: «andad como hijos de luz (porque el fruto del Espíritu es en toda bondad, justicia y verdad), comprobando lo que es agradable al Señor» (Efesios 5:8-10).

Pensamiento para hoy:

La persona más insignificante por la medida del mundo es preciosa en los ojos de Dios.

Versículo de la semana para aprender de memoria: Mateo 7:5