Crosswalk.com aims to offer the most compelling biblically-based content to Christians on their walk with Jesus. Crosswalk.com is your online destination for all areas of Christian Living – faith, family, fun, and community. Each category is further divided into areas important to you and your Christian faith including Bible study, daily devotions, marriage, parenting, movie reviews, music, news, and more.

Intersection of Life and Faith

<< El Camino Bíblico

El Camino Bíblico - 11 de Enero

  • 2014 Jan 11
  • COMMENTS


Read Genesis 31

En la lectura de hoy:

El celo de Labán; Jacob huye; Jacob luchó con el Ángel de Jehová; Dios le cambió su nombre para Israel; la paz entre Jacob y Esaú

El egoísmo de Labán y de sus hijos resultó en una actitud hostil contra Jacob, el siervo de Dios. « . . . Jehová dijo a Jacob: Vuélvete a la tierra de tus padres . . . Yo estaré contigo . . . Yo soy el Dios de Betel . . . donde Me hiciste un voto» (Génesis 31:3,13).

Después de 20 años, Jacob volvió a su casa con sus dos esposas, dos concubinas, once hijos y una hija, siervos, y mucho ganado. Esaú, quien había amenazado a Jacob a muerte (27:41-45), venía con 400 hombres: «Entonces Jacob tuvo gran temor» (32:3,6-7). Rápidamente, Jacob dividió en dos campamentos a sus esposas, sus hijos, y su ganado; pensando que si Esaú venía a destruir un campamento, el otro pudiera escapar en dirección opuesta. Entonces, en la oscuridad de la noche, Jacob se encontró solo. Él oró seriamente y le recordó al Señor que Él le había dicho: «Vuélvete a tu tierra y a tu parentela, y Yo te haré bien» (32:9). Aquí necesitamos aprender de Jacob esta lección: primeramente saber lo que Dios ha dicho, y después recordarle al Señor que estamos confiando en Sus promesas.

Jacob estaba también orando por el futuro cumplimiento del pacto de la promesa.

Este justo y humilde siervo del Señor pasó toda la noche solo, agonizando en oración, hasta que él fuese confirmado con el mayor honor dado por Dios a un hombre en la historia del Antiguo Testamento: «No se dirá más tu nombre Jacob, sino Israel; porque has luchado con Dios y con los hombres, y has vencido» (32:28). Por los siglos el pueblo de Dios sería llamado por su nombre — israelitas. Por medio de su hijo Judá, Jesús el Mesías fue prometido (49:10).

Nosotros también estamos en un pacto de relación con Dios por medio de Jesucristo, nuestro Salvador y Mediador, quien declaró que la vida cristiana requiere una lucha: «Esforzaos a entrar por la puerta angosta; porque os digo que muchos procurarán entrar, y no podrán» (Lucas 13:24).

Pensamiento para hoy:

Mientras más amamos la Palabra de Dios, más amaremos al Dios de la Palabra.

Lectura opcional: Mateo 11

Versículo de la semana para aprender de memoria: Salmos 100:1-2

Archives

Follow Crosswalk.com