Crosswalk.com aims to offer the most compelling biblically-based content to Christians on their walk with Jesus. Crosswalk.com is your online destination for all areas of Christian Living – faith, family, fun, and community. Each category is further divided into areas important to you and your Christian faith including Bible study, daily devotions, marriage, parenting, movie reviews, music, news, and more.

Intersection of Life and Faith

<< El Camino Bíblico

El Camino Bíblico - 12 de Agosto

  • 2016 Aug 12
  • COMMENTS

Isaías 58 – 63

En la lectura de hoy:

El verdadero ayuno; el pecado, la confesión, y la redención; la gloria futura de Jerusalén; el día de venganza de Jehová; el amor bondadoso de Dios para Israel

Durante la vida de Isaías, los líderes israelitas se quejaron a Dios: «¿Por qué, dicen, ayunamos, y no hiciste caso; humillamos nuestras almas, y no Te diste por entendido?» El Señor entonces les contestó: «He aquí que en el día de vuestro ayuno buscáis vuestro propio gusto, y oprimís (usáis) a todos vuestros trabajadores. He aquí que para contiendas y debates ayunáis y para herir (en los conflictos personales) con el puño inicuamente . . . » (Isaías 58:3-4).

Aun más serio era su hipocresía, ayunando sólo para ser visto por otras personas, pues Dios les pregunta: «¿Es tal el ayuno que Yo escogí, que de día aflija el hombre su alma, que incline su cabeza como junco, y haga cama de cilicio y de ceniza?» (El ayuno de ellos era para impresionar a otras personas pretendiendo ser humildes.) (58:5). Por medio del profeta Isaías, Dios les recordó a los israelitas que el ayuno aceptable tenía que incluir la compasión por los que están sufriendo: «¿No es más bien el ayuno que Yo escogí, desatar las ligaduras de impiedad, soltar las cargas de opresión, y dejar ir libres a los quebrantados, y que rompáis todo yugo? ¿No es que partas tu pan con el hambriento, y a los pobres errantes albergues en casa; que cuando veas al desnudo, lo cubras, y no te escondas de tu hermano?» (Nunca negando nuestra responsabilidad para nuestra propia familia) (58:6-7).

Isaías continuó, diciéndoles: «Entonces invocarás, y te oirá Jehová; clamarás, y dirá Él: Heme aquí. Si quitares de en medio de ti el yugo, el dedo amenazador, y el hablar vanidad» (58:9). Si lo que hacemos para otras personas (o para el Señor) está supuesto a imponer (o sugerir) un «yugo» de esclavitud sobre ellos (esperando que nos devuelvan los favores especiales), entonces nuestras oraciones y nuestros ayunos no serán aceptados por Dios. Nuestra oración es más eficaz cuando nuestra actitud y nuestra relación con otras personas están en armonía con la voluntad de Dios.

A veces encontramos personas que piensan que la vida del creyente se compone en total de las cosas que no hacemos. Pero la vida del creyente es primero y principalmente esto: «Así alumbre vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras, y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos» (Mateo 5:16).

El Espíritu Santo que mora en cada creyente siempre nos guía a tener compasión con otras personas y poder ayudarles en sus necesidades reales: «Y respondiendo el Rey, les dirá: De cierto os digo que en cuanto lo hicisteis a uno de estos Mis hermanos más pequeños, a Mí lo hicisteis» (Mateo 25:40).

Pensamiento para hoy:

Con agrado sométase a los arreglos de Dios en su vida, y bajo ninguna circunstancia « . . . contristéis al Espíritu Santo de Dios» (Efesios 4:30).

Lectura opcional:

I de Pedro 2

Versículo de la semana para aprender de memoria: Isaías 55:11

Archives

Follow Crosswalk.com