Crosswalk.com aims to offer the most compelling biblically-based content to Christians on their walk with Jesus. Crosswalk.com is your online destination for all areas of Christian Living – faith, family, fun, and community. Each category is further divided into areas important to you and your Christian faith including Bible study, daily devotions, marriage, parenting, movie reviews, music, news, and more.

Intersection of Life and Faith

<< El Camino Bíblico

El Camino Bíblico - 16 de Abril

  • 2016 Apr 16
  • COMMENTS


2 Samuel 15

En la lectura de hoy:

Absalón gana el aprecio de los líderes nacionales; él guía una rebelión y derriba a David; David huye por miedo a su hijo; Absalón entra a Jerusalén

Después que Absalón había pasado tres años en el exilio (II de Samuel 13:34-38), Joab, comandante y jefe del ejército de David, inició un plan bien listo que persuadió a David en traer a Absalón otra vez a su casa.

Como dos años después de haber llegado Absalón del exilio (14:28), con una actitud arrogante, sin vergüenza, y provocante, él exigió que Joab arreglase una reunión para ver al rey. David pronto perdonó a Absalón, pero él empezó un ambicioso y engañador proyecto para quitarle el trono a su padre: «Aconteció después de esto, que Absalón se hizo de carros y caballos, y cincuenta hombres que corriesen delante de él. Y se levantaba Absalón de mañana, y se ponía a un lado del camino junto a la puerta; y a cualquiera que tenía pleito y venía al rey a juicio, Absalón le llamaba y le decía: ¿De qué ciudad eres? Y él respondía: Tu siervo es de una de las tribus de Israel. Entonces Absalón le decía: Mira, tus palabras son buenas y justas; mas no tienes quien te oiga de parte del rey. Y decía Absalón: ¡Quién me pusiera por juez en la tierra, para que viniesen a mí todos los que tienen pleito o negocio, que yo les haría justicia!» (15:1-4).

Pronto las chocantes noticias llegaron a David que « . . . el corazón de todo Israel se va tras Absalón» (15:13). Durante este tiempo, él (David) no había tenido pensamientos de lástima por sí mismo, ni de rencor, ni de venganza. David estaba seguro que su vida y el destino de Jerusalén estaba en el control soberano de Dios.

Nos entristecemos cuando leemos que David, el rey anciano y quebrantado de corazón, dejó la ciudad de Jerusalén corriendo y descalzo; bajó por los vados del arroyo de Kidrón y subió la cuesta del monte de los Olivos, llorando y huyendo por miedo de su querido hijo.

Después de saber que había sido traicionado por su mejor consejero, David se encomendó a Dios y oró: « . . . Entorpece ahora, oh Jehová, el consejo de Ahitofel» (15:31). Entonces, él mandó a Husai arquita, su amigo de vida, (15:37; I de Crónicas 27:33), para ir a Jerusalén con instrucciones para llegar a ser el consejero de Absalón, y así poder contradecir el consejo de Ahitofel (II de Samuel 15:33-35).

A veces Dios usa aun los hombres malvados para corregir a los que Dios ama. Mucho después, David le confesó a Dios: «Antes que fuera yo humillado, descarriado andaba; mas ahora guardo Tu Palabra» (Salmo 119:67).

Pensamiento para hoy:

Al contrario de los aceptados principios inmorales del mundo, la Palabra de Dios revela toda la vileza del pecado.

Lectura opcional: Hechos 17

Versículo de la semana para aprender de memoria: Juan 11:26

Archives

Follow Crosswalk.com