Crosswalk.com aims to offer the most compelling biblically-based content to Christians on their walk with Jesus. Crosswalk.com is your online destination for all areas of Christian Living – faith, family, fun, and community. Each category is further divided into areas important to you and your Christian faith including Bible study, daily devotions, marriage, parenting, movie reviews, music, news, and more.

Intersection of Life and Faith

<< El Camino Bíblico

El Camino Bíblico - 16 de Sepa

  • 2011 Sep 16
  • COMMENTS


Lea Daniel 4

En la lectura de hoy:

El sueño de Nabucodonosor y la interpretación de Daniel; la fiesta del rey Belsasar; Daniel en el foso de los leones

Belsasar fue el último rey que gobernó a Babilonia; él reinó cerca del cumplimiento de los 70 años del exilio de los judíos. En la misma noche que los ejércitos medopersas invadieron a Babilonia para derrotar y asesinar a Belsasar, él estaba celebrando « . . . un gran banquete a mil de sus príncipes, y en presencia de los mil bebía vino. . . . Entonces fueron traídos los vasos de oro que habían traído del templo de la casa de Dios . . . en Jerusalén, y bebieron en ellos el rey y sus príncipe . . . y alabaron a los dioses de oro y de plata . . . » (Daniel 5:1-4).

De pronto: « . . . aparecieron los dedos de una mano de hombre» (5:5), que escribía en la pared. Belsasar se llenó de temor « . . . y sus rodillas daban la una contra la otra» (5:6). Sus astrólogos y hechiceros no podían interpretar el mensaje. En su desesperación, Belsasar mandó a llamar a Daniel, quien parece haber sido ignorado por unos diez años por el rey, y con gran denuedo Daniel le proclamó: «Esta es la interpretación del asunto . . . Contó Dios tu reino, y le ha puesto fin» (5:26). Esa misma noche « . . . Darío de Media tomó (le quitó) el reino . . . » (5:31).

«Pareció bien a Darío constituir sobre el reino ciento veinte sátrapas (príncipes), que gobernasen en todo el reino. . . . Pero Daniel mismo era superior a estos sátrapas y gobernadores . . . » (6:1,3). En un esfuerzo para destruir a Daniel, ellos le dijeron al rey: «Todos los gobernadores del reino . . . han acordado por consejo que promulgues un edicto real y lo confirmes, que cualquiera que en el espacio de treinta días demande petición de cualquier dios u hombre fuera de ti, oh rey, sea echado en el foso de los leones. Ahora, oh rey, confirma el edicto y fírmalo, para que no pueda ser revocado . . . » (6:7-8).

Desde que a Daniel no se le había pedido que él también tenía que adorar a algún ídolo, entonces él pudiera haber razonado en sí mismo así: «¿por qué no cooperar con ellos y orar en secreto a Jehová?»

«Cuando Daniel supo que el edicto había sido firmado, entró en su casa, y abiertas las ventanas de su cámara que daban hacia Jerusalén, se arrodillaba tres veces al día, y oraba y daba gracias delante de su Dios, como lo solía hacer antes» (6:10). Tenemos que preguntarnos: Si un decreto similar fuese establecido por el gobierno hoy en día, ¿nos importaría si no se nos permitiese leer la Palabra de Dios o adorar en la iglesia los domingos? Sí, es verdad que Daniel terminó en el foso de los leones pero, después él también pudo testificarle vigorosamente esto al rey: «Mi Dios envió Su ángel, el cual cerró la boca de los leones, para que no me hiciesen daño . . . » (Daniel 6:22).

Pensamiento para hoy:

El orgullo ciega nuestras mentes, y es por eso que no podemos ver la voluntad de Dios.

Lectura opcional: Apocalipsis 21

Versículo de la semana para aprender de memoria:

Juan 1:11
Archives

Follow Crosswalk.com