Crosswalk.com aims to offer the most compelling biblically-based content to Christians on their walk with Jesus. Crosswalk.com is your online destination for all areas of Christian Living – faith, family, fun, and community. Each category is further divided into areas important to you and your Christian faith including Bible study, daily devotions, marriage, parenting, movie reviews, music, news, and more.

Intersection of Life and Faith

<< El Camino Bíblico

El Camino Bíblico - 17 de Junio

  • 2014 Jun 17
  • COMMENTS


Job 9

En la lectura de hoy:

Job reconoce la justicia de Dios; su vida fatigante; la acusación de Zofar; la afirmación de Job sobre la fe en la sabiduría de Dios

Todos nosotros podemos beneficiarnos al oír cuidadosamente al discernimiento espiritual de Job, de quien Dios dijo: « . . . y era este hombre perfecto y recto, temeroso de Dios y apartado del mal» (Job 1:1).

Este hombre de discernimiento espiritual proclamó con confianza: «¿No es acaso brega la vida del hombre sobre la tierra, y sus días como los días del jornalero? . . . Así he recibido meses de calamidad, y noches de trabajo me dieron por cuenta» (7:1,3). Su amigo Bildad erróneamente creía que Dios proporcionaba «noches de trabajo» solamente a los pecadores, y su respuesta a Job fue de crítico y cínico: «¿Hasta cuándo hablarás tales cosas . . . ? Si fueres limpio y recto, ciertamente luego se despertará (Dios) por ti, y hará próspera la morada de tu justicia» (8:2,6).

Bildad terminó diciendo que los que se gozan de todas las buenas cosas de esta vida son justos y que todo sufrimiento es el resultado del pecado. Pero, en una parábola dicha por Jesucristo, el hombre rico que edificó mayores graneros para tener «mayores bendiciones» no era un hombre que agradaba a Dios (Lucas 12:18,20). En otra ocasión, Jesús reveló que un hombre no había nacido ciego por causa del pecado (Juan 9:2-3).

El sufrimiento de Job le llevó a experimentar una madurez espiritual muy profunda mientras que él reconoció a Dios como el Todo Supremo y habló con confianza sobre su propia inferioridad diciendo: «Acuérdate que como a barro me diste forma . . . Vida y misericordia me concediste, y Tu cuidado guardó mi espíritu» (Job 10:9,12). Sin embargo, Job sabía que él y Dios no podían encontrarse en un mismo nivel: «Porque (Dios) no es hombre como yo, para que yo le responda, y vengamos juntamente a juicio. No hay entre nosotros árbitro que ponga su mano sobre nosotros dos» (9:32-33). Job estaba expresando su desesperada necesidad de un mediador, alguien que pudiera pararse en la brecha entre el Santo Dios y el hombre pecador.

Nuestro Señor Jesucristo es el Único Mediador que puede restaurar la relación quebrantada con Dios (Romanos 5:8-10). «Porque hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre» (I de Timoteo 2:5). Ahora tenemos entrada al Padre por medio de nuestro Mediador Jesucristo: «Porque no entró Cristo en el santuario hecho de mano, figura del verdadero, sino en el cielo mismo para presentarse ahora por nosotros ante Dios» (Hebreos 9:24).

Pensamiento para hoy:

Amemos a todas las personas que son desagradables.

Lectura opcional:

Gálatas 6

Versículo de la semana para aprender de memoria: Eclesiastés 12:13

Archives

Follow Crosswalk.com