Crosswalk.com aims to offer the most compelling biblically-based content to Christians on their walk with Jesus. Crosswalk.com is your online destination for all areas of Christian Living – faith, family, fun, and community. Each category is further divided into areas important to you and your Christian faith including Bible study, daily devotions, marriage, parenting, movie reviews, music, news, and more.

Intersection of Life and Faith

<< El Camino Bíblico

El Camino Bíblico - 19 de Octubre

  • 2014 Oct 19
  • COMMENTS


Lea Mark 14

En la lectura de hoy:

La última Pascua de Jesús; Getsemaní; Pedro niega al Señor; Jesús ante Pilato; la crucifixión, la sepultura, la resurrección, y la ascensión de Jesús

Simón, un leproso a quien Jesús había sanado, vivía en Betania, un pequeño pueblo situado entre las lomas del Monte de los Olivos menos de tres kilómetros de Jerusalén. Solamente unos días antes de que Jesús sería crucificado, Simón invitó a Jesús y a Sus apóstoles a una cena en su casa. Mientras que ellos estaban sentados comiendo, « . . . vino una mujer con un vaso de alabastro de perfume de nardo puro de mucho precio (muy costoso); y quebrando el vaso de alabastro, se lo derramó sobre Su cabeza» (Marcos 14:3; ver Mateo 26:6-13; Juan 12:1-8).

Este «perfume de nardo puro» estaba valorado en «más de trescientos denarios» — que era como las ganacias de un año para un obrero común (Marcos 14:5; Mateo 20:2). El apóstol Juan fue quien registró que había sido Judas quien había hablado en alta voz, diciéndo: «¿Por qué no fue este perfume vendido por trescientos denarios, y dado a los pobres? Pero dijo esto, no porque se cuidara de los pobres, sino porque era ladrón, y teniendo la bolsa (del dinero), sustraía de lo que se echaba en ella» (Juan 12:5-6). Para Judas, cualquier cosa que se derramara sobre Jesús era una pérdida; él codiciaba el dinero que se podía haber obtenido al vender el perfume. Pero, Jesús le contestó: «Déjala; para el día de Mi sepultura ha guardado esto. Porque a los pobres siempre los tendréis con vosotros, mas a Mí no siempre Me tendréis» (12:7-8).

La oportunidad ya perdida de vender el perfume y cogerse el dinero, junto con la fuerte reprimenda que Jesús le dio y el gran honor que María le había otorgado a Jesús, probablemente enfurecieron mucho más a Judas, quien «fue a los principales sacerdotes para entregárselo» (Marcos 14:10). La verdadera razón por la cual Judas estaba entre los doce apóstoles se hizo bien clara cuando le dijo a los principales sacerdotes: «¿Qué me queréis dar, y yo os lo entregaré?» (Mateo 26:15-16). «Ellos, al oírlo, se alegraron, y prometieron darle dinero . . . » (Marcos 14:11). La traición de Judas junto con la cantidad de dinero que iba a recibir, todo fue profetizado por uno de los profetas del Señor unos 600 años atrás: «Y les dije: Si os parece bien, dadme mi salario; y si no, dejadlo. Y pesaron por mi salario treinta piezas de plata» (Zacarías 11:12).

Nuestra generación no es muy diferente a la generación durante los días de Jesús aquí en la tierra. La pecaminosa naturaleza humana sigue siendo igual. Cada persona tiene que tomar una decisión personal si va a aceptar o a rechazar a Jesús como el Salvador y el Señor de su vida. La pregunta hecha por Poncio Pilato debe de aun contestarse: «¿Qué, pues, haré de Jesús, llamado el Cristo?» (Mateo 27:22).

Pensamiento para hoy:

Lo que uno decide hacer con Jesús determina el destino eterno.

Versículo de la semana para aprender de memoria: Salmos 139:7-8

Archives

Follow Crosswalk.com