Crosswalk.com aims to offer the most compelling biblically-based content to Christians on their walk with Jesus. Crosswalk.com is your online destination for all areas of Christian Living – faith, family, fun, and community. Each category is further divided into areas important to you and your Christian faith including Bible study, daily devotions, marriage, parenting, movie reviews, music, news, and more.

Intersection of Life and Faith

<< El Camino Bíblico

El Camino Bíblico - 2 de Octubre

  • 2014 Oct 02
  • COMMENTS


Lea Matthew 5

En la lectura de hoy:

Las tentaciones por medio de Satanás; las bienaventuranzas; el Sermón del Monte; los creyentes comparados a la sal y a la luz; los apóstoles son llamados Jesús habla sobre la ley, el divorcio, los juramentos, el diezmo, y el ayuno

Después de Su bautismo en el río Jordán, «Jesús fue llevado por el Espíritu al desierto, para ser tentado por el diablo» (Mateo 4:1). Primeramente, el diablo le sugirió un camino fácil, para gratificarse a Sí mismo, en el cual Jesús podía satisfacer Su hambre (clamando al deseo de la carne). Pero Jesús, sabiendo que la obediencia a la Palabra tiene que ser la base para todas las decisiones, citó las Escrituras, diciendo: «Escrito está: No sólo de pan vivirá el hombre, sino de toda Palabra que sale de la boca de Dios» (4:4; Deuteronomio 8:3). Las palabras «ser tentado» se usan también como «examinar o probar». Tales pruebas son partes necesarias de nuestras vidas, pues ellas revelan nuestro carácter verdadero. «Y después de haber ayunado cuarenta días y cuarenta noches, tuvo hambre. Y vino a Él el tentador, y le dijo: Si eres Hijo de Dios, di que estas piedras se conviertan en pan» (Mateo 4:2-3). Las habilidades que Dios nos ha otorgado deben ser usadas para Su gloria y Su honor.

La segunda tentación de Satanás: «le llevó a la santa ciudad, y le puso sobre el pináculo del templo» (4:5). Satanás sugirió que Jesús saltase hacia el lugar donde estaba el pueblo congregado y se presentara a Sí mismo como el Mesías sobrehumano (clamando al orgullo de la vida). Satanás citó las Escrituras para respaldar esta tentación, diciéndole: «Si eres Hijo de Dios, échate abajo; porque escrito está: A Sus ángeles mandará acerca de Ti, y, en sus manos Te sostendrán, para que no tropieces con Tu pie en piedra» (4:6; Salmo 91:11-12). El diablo frecuentemente se presenta muy religioso al citar las Escrituras, pero sólo cita la porción que le conviene a su plan. Jesús entonces le dijo: «Escrito está también: No tentarás al Señor tu Dios» (Mateo 4:7).

En su última tentación para seducir a Jesús a pecar: «Otra vez le llevó el diablo a un monte muy alto, y le mostró todos los reinos del mundo y la gloria de ellos, y le dijo: Todo esto te daré, si postrado me adorares» (4:8-9). El diablo otra vez sugirió otro camino fácil por el cual Jesús podía evitar el dolor y el sufrimiento de la cruz y aún poder gobernar «todos los reinos del mundo». Aun un fracaso solo hubiese hecho de Jesús un pecador. Cuando nosotros permitimos un fracaso, casi siempre nos lleva a otro, etcétera. Jesús le contestó: «Vete, Satanás, porque escrito está: Al Señor tu Dios adorarás, y a Él sólo servirás» (Mateo 4:8-10).

Pensamiento para hoy:

Los pobres en espíritu son ricos en las bendiciones espirituales de Dios. dispuestos a darle al Señor nuestro tiempo y nuestros diezmos.

Versículo de la semana para aprender de memoria: Santiago 1:17

Archives

Follow Crosswalk.com