Crosswalk.com aims to offer the most compelling biblically-based content to Christians on their walk with Jesus. Crosswalk.com is your online destination for all areas of Christian Living – faith, family, fun, and community. Each category is further divided into areas important to you and your Christian faith including Bible study, daily devotions, marriage, parenting, movie reviews, music, news, and more.

Intersection of Life and Faith

<< El Camino Bíblico

El Camino Bíblico - 2 de Setiembre

  • 2014 Sep 02
  • COMMENTS


Ezekiel 5

En la lectura de hoy:

El hambre, las enfermedades, la espada; el remanente será perdonado; la visión de la gloria de Dios; la visión de la mortandad en Jerusalén

Catorce años después de la conquista inicial de Nabucodonosor sobre el reino de Judá, la vida en Jerusalén parecía haber vuelto a estar normal. Por consiguiente, el pueblo no quiso creer a Ezequiel, quien estaba en Babilonia, cuando él profetizó con respecto a Jerusalén: «Vuestros altares serán asolados, y . . . serán desiertas las ciudades» (Ezequiel 6:4-6). Aun los israelitas que estaban cautivos en Babilonia estaban seguros que Dios iba a proteger a Jerusalén y al único templo sobre la tierra donde la presencia de Dios moraba.

Pero Ezequiel continuó advirtiendo: « . . . y al que esté en la ciudad lo consumirá el hambre y la pestilencia» (7:15). ¡Qué profecía tan horrible!

Catorce meses después de su visión (1:1-2), Ezequiel informó: « . . . el Espíritu me alzó . . . y me llevó en visiones de Dios a Jerusalén» (8:1-5).

El profeta entonces vio en su visión: «las grandes abominaciones que la casa de Israel (hacía) . . . malvadas abominaciones . . . mujeres que estaban allí sentadas endechando a Tamuz (la diosa babilónica de la fertilidad), (y) . . . como veinticinco varones, sus espaldas vueltas al templo de Jehová . . . y adoraban al sol, postrándose hacia el oriente». Como resultado de su desobediencia a la Palabra de Dios, los israelitas habían « . . . llenado de maldad la tierra» (8:6,9-14,16-17).

El pueblo no quería creer su segunda visión que mostró la razón por el horrible juicio que venía sobre Judá y sobre Jerusalén. Tal y como Ezequiel había profetizado: « . . . ni su plata ni su oro podrá librarlos en el día del furor de Jehová» (7:19). Lo mismo se puede aplicar hoy en día a nuestra generación con su exagerado énfasis sobre el materialismo, el éxito, y su denegación a leer la Palabra de Dios.

Las riquezas nunca fueron dadas por Dios con el propósito de acumularlas por egoísmo o desparramarlas sobre nosotros mismos. Dios les confía a las personas las riquezas « . . . para hacer que abunde en vosotros toda gracia, a fin de que, teniendo siempre en todas las cosas todo lo suficiente, abundéis para toda buena obra» (II de Corintios 9:8). La actitud del corazón es lo más importante, pues los ricos y aun los pobres desean siempre tener más posesiones.

El Espíritu Santo nos advierte: «Porque los que quieren enriquecerse caen en tentación y lazo, y en muchas codicias necias y dañosas, que hunden a los hombres en destrucción y perdición» (I de Timoteo 6:9).

Pensamiento para hoy:

«Pero gran ganancia es la piedad acompañada de contentamiento» (I de Timoteo 6:6).

Lectura opcional: Apocalipsis 7

Versículo de la semana para aprender de memoria: Santiago 1:2-3

Archives

Follow Crosswalk.com