Crosswalk.com aims to offer the most compelling biblically-based content to Christians on their walk with Jesus. Crosswalk.com is your online destination for all areas of Christian Living – faith, family, fun, and community. Each category is further divided into areas important to you and your Christian faith including Bible study, daily devotions, marriage, parenting, movie reviews, music, news, and more.

Intersection of Life and Faith

<< El Camino Bíblico

El Camino Bíblico - 20 de Agosto

  • 2014 Aug 20
  • COMMENTS


Jeremiah 23

En la lectura de hoy:

La restauración futura; el reino de Jesucristo es prometido; los profetas mentirosos; los higos buenos y los higos malos; el juicio de Babilonia es predicho

Solamente faltaban unos meses para la destrucción del reino de Judá por los babilonios. Ahora era ya muy tarde para orar por la salvación y evitar la destrucción de Jerusalén o del templo. A Sedequías, el último rey, le sacarían los ojos y sería llevado a Babilonia en cadenas (II de Reyes 25:7). Todas estas profecías son recordatorios horribles de que el pecado y el sufrimiento son inseparables, y de que el juicio de Dios es inevitable cuando la Palabra de Dios es olvidada.

El mensaje de Jeremías ahora cambia del juicio venidero a palabras de consuelo. Para ilustrar esto, el Señor le muestra: «Una cesta (que) tenía higos muy buenos, como brevas; y la otra cesta tenía higos muy malos, que de malos no se podían comer» (Jeremías 24:2). «Así ha dicho Jehová Dios de Israel: Como a estos higos buenos, así miraré a los transportados de Judá, a los cuales eché de este lugar a la tierra de los caldeos, para bien. Porque pondré Mis ojos sobre ellos para bien, y los volveré a esta tierra . . . » (24:5-6). Habían tres cosechas de higos — en junio, en agosto, y en noviembre. Las primicias de los higos, en junio, eran consideradas una gran delicadeza (Isaías 28:4; Oseas 9:10; Miqueas 7:1). Por esta razón el Señor en Su amor estaba mandando a los escogidos «higos buenos» al cautiverio para corregirlos « . . . para (su propio) bien».

Aun mientras que los ejércitos babilonios estaban sitiando la ciudad de Jerusalén, Jeremías les aseguró a todos los que eran fieles a la Palabra de Dios: «He aquí que vienen días, dice Jehová, en que levantaré a David Renuevo justo, y reinará como Rey, el cual será dichoso, y hará juicio y justicia en la tierra. . . . En aquellos días Judá será salvo, y Jerusalén habitará segura, y se le llamará: Jehová, Justicia nuestra» (Jeremías 23:5-6; 33:16).

Por medio de nuestro nacimiento natural vemos que: «Como está escrito: No hay justo, ni aun uno . . . por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios» (Romanos 3:10 y 23). Cuando recibimos a Jesucristo como nuestro Salvador, Él llega a ser «Jehová, Justicia nuestra». El Espíritu Santo guio al apóstol Pablo a escribir esto: «Al que no conoció pecado, por nosotros lo hizo pecado, para que nosotros fuésemos hechos justicia de Dios en Él» (II de Corintios 5:21).

Pensamiento para hoy:

Vamos a vivir tal y como la justicia de Dios nos ha puesto en Cristo Jesús.

Lectura opcional:

I de Juan 2

Versículo de la semana para aprender de memoria: Salmos 18:2

Archives

Follow Crosswalk.com