Crosswalk.com aims to offer the most compelling biblically-based content to Christians on their walk with Jesus. Crosswalk.com is your online destination for all areas of Christian Living – faith, family, fun, and community. Each category is further divided into areas important to you and your Christian faith including Bible study, daily devotions, marriage, parenting, movie reviews, music, news, and more.

Intersection of Life and Faith

<< El Camino Bíblico

El Camino Bíblico - 20 de Mayo

  • 2014 May 20
  • COMMENTS


1 Chronicles 27

En la lectura de hoy:

Salomón se anima a edificar el templo; las dádivas de David para el templo, su oración y acción de gracias; Salomón es hecho rey; la muerte de David

Todo el tiempo que David reinó « . . . sobre Israel fue cuarenta años. Siete años reinó en Hebrón, y treinta y tres reinó en Jerusalén» (I de Crónicas 29:27). Ahora estaba al final de su vida. En su último año de vida, David llamó a todos los capitanes militares y a los príncipes de las tribus. Él les contó cómo fue que Dios había escogido a Salomón para edificar el templo, y que su mayor interés estaba en « . . . guardad e inquirid todos los preceptos de Jehová vuestro Dios» (28:8). Entonces David le encargó a Salomón: « . . . hijo mío, reconoce al Dios de tu padre, y sírvele con corazón perfecto y con ánimo voluntario; porque Jehová escudriña los corazones de todos, y entiende todo intento de los pensamientos. Si tú le buscares, lo hallarás; mas si lo dejares, Él te desechará para siempre» (28:9).

David ofreció una de las oraciones más inspiradas en todas las Escrituras diciendo: « . . . Bendito seas Tú, oh Jehová, Dios de Israel nuestro Padre . . . Tuya es, oh Jehová, la magnificencia y el poder, la gloria, la victoria y el honor; porque todas las cosas que están en los cielos y en la tierra son Tuyas. Tuyo, oh Jehová, es el reino, y Tú eres Excelso . . . en Tu mano está la fuerza y el poder, y en Tu mano el hacer grande y el dar poder a todos. Ahora pues, Dios nuestro, nosotros alabamos y loamos Tu glorioso nombre» (29:10-13).

La oración del corazón sincero de David es un recordatorio para todos nosotros hoy en día de que el tiempo de orar siempre debe estar lleno de alabanzas y adoraciones mientras que exaltamos el nombre de Dios con acción de gracias por lo que Él es para nosotros y lo que nos ha dado. A la vez que reconocemos nuestra dependencia en Dios por todas las cosas, le vamos a alabar por Sus provisiones. Cuando abandonamos el tiempo diario para alabarle, nuestra adoración se cambia a ser un mero rito. Cada día, y bajo cualquier circunstancia debemos «Dad gracias en todo . . . » (I de Tesalonicenses 5:18). Si murmuramos sobre nuestras circunstancias, entonces estamos expresando disgusto para con Dios y dudamos de Su sabiduría y Su amor para con nosotros.

Cuando nos arrodillamos, bajamos nuestras cabezas, y extendemos nuestras manos, todas son expresiones para alabarle. El Espíritu Santo inspiró a David para poder llegar a decir: «Alzad vuestras manos al santuario, y bendecid a Jehová» (Salmo 134:2). «Quiero, pues, que los hombres oren en todo lugar, levantando manos santas, sin ira ni contienda» (I de Timoteo 2:8).

Pensamiento para hoy:

Vamos a ofrecerle libremente alabanza a Dios «hoy mismo».

Lectura opcional:

I de Corintios 7

Versículo de la semana para aprender de memoria: Hebreos 6:1

Archives

Follow Crosswalk.com