Crosswalk.com aims to offer the most compelling biblically-based content to Christians on their walk with Jesus. Crosswalk.com is your online destination for all areas of Christian Living – faith, family, fun, and community. Each category is further divided into areas important to you and your Christian faith including Bible study, daily devotions, marriage, parenting, movie reviews, music, news, and more.

Intersection of Life and Faith

<< El Camino Bíblico

El Camino Bíblico - 22 de Abril

  • 2014 Apr 22
  • COMMENTS


1 Kings 2:26-46

En la lectura de hoy:

La expulsión de Abiatar del sacerdocio; la muerte de Joab y de Simei; el control de Salomón sobre el reino se hace seguro

Después que Salomón llegó a ser rey, leemos: «Mas Salomón amó a Jehová, andando en los estatutos de su padre David; solamente sacrificaba y quemaba incienso en los lugares altos» (I de Reyes 3:3). El tabernáculo y el altar del holocausto estaban todavía en Gabaón, unos 10 kilómetros al noroeste de Jerusalén (I de Crónicas 16:37-40; 21:29). El último mayor acontecimiento que tomó lugar en Gabaón fue el gran servicio de dedicación cuando Salomón llegó a ser rey (II de Crónicas 1:1-13; 7:8). Durante la noche de ese gran sacrificio, Salomón tuvo un sueño muy notable en el cual le pidió a Dios: «Da, pues, a Tu siervo corazón entendido para juzgar a Tu pueblo, y para discernir entre lo bueno y lo malo» (I de Reyes 3:9). Dios estaba tratando de llamarle la atención a Salomón por medio de un sueño, para recordarle de que él también necesitaba de meditar en las Escrituras « . . . para discernir entre lo bueno y lo malo» (3:9). «Cuando Salomón despertó, vio que era (un) sueño» (3:15). Pero este interesante sueño no tuvo mucho influencia en la vida de Salomón.

Salomón ignoró la Palabra de Dios sobre sus instrucciones para los reyes de Israel: «Pero él no aumentará para sí caballos . . . (Ni) tomará para sí muchas mujeres . . . ni plata ni oro amontonará para sí en abundancia» (Deuteronomio 17:16-17). No solamente fue a Egipto a buscar sus caballos, pero también se casó con la hija del Faraón (I de Reyes 3:1).

Salomón le ofreció a Dios enormes sacrificios, edificó el templo más famoso del mundo, y presentó la oración más larga escrita en la Biblia; pero el descuido de la Palabra de Dios, sus tantos matrimonios con mujeres paganas, y su adoración en sus lugares altos de Canaán, eran todos expresiones de su rebeldía contra Dios. Todas estas acciones finalmente le llevaron a su apostasía.

Salomón se negó a seguir el santo consejo de su padre: «Guarda los preceptos de Jehová tu Dios, andando en Sus caminos, y observando Sus estatutos y mandamientos . . . » (2:3). Salomón es igual a muchas personas ilustres y de muchos talentos, que por conveniencia personal cambian los principios bíblicos, pensando que si se ven con mucha fortuna y popularidad eso le agrada a Dios. Pero ese tipo de compromiso es el primer paso al pecado que tarde o temprano destruye la vida espiritual y la influencia en el nombre de Cristo.

Salomón al fin confesó: «Miré todas las obras que se hacen debajo del sol; y he aquí, todo ello es vanidad y aflicción de espíritu» (Eclesiastés 1:14). Y por último escribió: «El fin de todo el discurso oído es este: Teme a Dios, y guarda Sus mandamientos; porque esto es el todo del hombre» (Eclesiastés 12:13).

Pensamiento para hoy:

Por seguro, la más alta sabiduría es obedeceder al Señor.

Lectura opcional: Hechos 23

Versículo de la semana para aprender de memoria: Juan 13:33

Archives

Follow Crosswalk.com