Crosswalk.com aims to offer the most compelling biblically-based content to Christians on their walk with Jesus. Crosswalk.com is your online destination for all areas of Christian Living – faith, family, fun, and community. Each category is further divided into areas important to you and your Christian faith including Bible study, daily devotions, marriage, parenting, movie reviews, music, news, and more.

Intersection of Life and Faith

<< El Camino Bíblico

El Camino Bíblico - 24 de Febrero

  • 2014 Feb 24
  • COMMENTS

 

Numbers 12

En la lectura de hoy:

María y Aarón hablan contra Moisés; María es castigada con la lepra; Moisés ora por ella; los 12 espías van a Canaán y vuelven con su reporte

María era la hermana de Moisés y de Aarón el sumo sacerdote. Ella llevaba un gran honor entre las mujeres de Israel, tenía un don profético, y era una aficionada a la música y al canto (Éxodo 15:20; Miqueas 6:4).

«María y Aarón hablaron contra Moisés a causa de la mujer cusita que había tomado . . . Y dijeron: ¿Solamente por Moisés ha hablado Jehová? ¿No ha hablado también por nosotros? Y lo oyó Jehová» (Números 12:1-2).

En seguida, Dios demandó una reunión con María, Aarón, y Moisés. María podía haber pensado que Dios estaba también disgustado con Moisés tal y como ella y Aarón, y que Dios iba a estar de acuerdo con su crítica. Sin duda, ella experimentó un tremendo susto cuando Dios le dijo: « . . . Cara a cara hablaré con él (con Moisés) . . . ¿Por qué, pues, no tuvisteis temor de hablar contra Mi siervo Moisés? Entonces la ira de Jehová se encendió contra ellos» (12:8-9). Para más horror para ellos fue cuando « . . . miró Aarón a María, y he aquí que estaba leprosa. Y dijo Aarón a Moisés: ¡Ah! señor mío, no pongas ahora sobre nosotros este pecado; porque locamente hemos actuado, y hemos pecado» (12:10-11).

La codicia y el orgullo nunca se pueden saciar. Aun el poseer dones espirituales puede llevarnos al orgullo, y al mismo tiempo llevarnos al celo, y a competir cuando nos encontramos con otras personas que tienen dones espirituales similares a los nuestros. Cuando sabemos que alguna persona en la oficina de trabajo es menos capacitada que nosotros, y que tal persona recibe una promoción o reconocimiento mayor que el nuestro, entonces puede que nosotros también caigamos en el mismo pecado de María y critiquemos a tal persona. El orgullo se manifiesta en muchas formas. Puede ser basado en la belleza física, en las riquezas, en la educación, o en los talentos; pero el orgullo siempre termina en la destrucción personal y el pecado de la decepción personal.

María había llegado a un punto, tal y como otros también llegan, cuando pensó que sus preocupaciones estaban basadas en un motivo «espiritual». Pero Dios pudo ver las intenciones más profundas, su celo, su envidia, su orgullo, y sus malos sentimientos. En sí, ella estaba poniendo en desafío el liderazgo de Moisés y no a quién él había escogido como esposa o qué estaba él enseñando. Dios claramente había declarado «No toquéis, dijo, a Mis ungidos, ni hagáis mal a Mis profetas» (I de Crónicas 16:22; Salmo 105:15).

Pensamiento para hoy:

Las personas codiciosas nunca alcanzan a tener suficiente dinero, las personas orgullosas nunca llegan a tener suficiente alabanza, y las personas egocéntricas nunca reciben suficiente atención.

Lectura opcional: Lucas 5

Versículo de la semana para aprender de memoria: Efesios 3:18

Archives

Follow Crosswalk.com