Crosswalk.com aims to offer the most compelling biblically-based content to Christians on their walk with Jesus. Crosswalk.com is your online destination for all areas of Christian Living – faith, family, fun, and community. Each category is further divided into areas important to you and your Christian faith including Bible study, daily devotions, marriage, parenting, movie reviews, music, news, and more.

Intersection of Life and Faith

<< El Camino Bíblico

El Camino Bíblico - 24 de Mayo

  • 2014 May 24
  • COMMENTS


2 Chronicles 10

En la lectura de hoy:

Roboam toma el trono de Salomón; Jeroboam subleva a las diez tribus; Roboam abandona «la Ley de Dios»; la invasión de Sisac contra Judá

Cuando Salomón llegó a ser rey, David le había exigido: «Guarda los preceptos de Jehová tu Dios, andando en Sus caminos, y observando Sus estatutos y mandamientos . . . de la manera que está escrito en la ley de Moisés, para que prosperes en todo lo que hagas y en todo aquello que emprendas» (I de Reyes 2:3). Tristemente, no encontramos un registro de que Salomón también le había exigido a su propio hijo, Roboam, de leer la Palabra de Dios y de mantenerse fiel al Señor.

Tampoco hay mención alguna de que Roboam empezó su reino con sacrificios sobre el altar y con oraciones al Señor como lo había hecho su padre. Lo que sí leemos es que, tres años después que Roboam tomó el trono, « . . . dejó la Ley de Jehová, y todo Israel con él. . . . E hizo lo malo, porque no dispuso su corazón para buscar a Jehová» (II de Crónicas 12:1-14; ver 11:17).

Los líderes de Israel se reunieron con Roboam con un pedido razonable: de disminuir los impuestos que su padre había puesto sobre ellos. Ellos también pidieron que él diera fin al trabajo forzado que había continuado desde que ellos habían empezado a edificar los primorosos palacios, los establos y las casas para los carros militares, los lujosos parques, y todas las otras estructuras espectaculares dentro del famoso reino de Salomón. Si Roboam consentía a su pedido, los líderes le darían su promesa de lealtad.

La primera decisión de Roboam como rey fue un gran error. Su intolerancia llevó a casi todas las tribus a apartarse y formar el reino del norte. Roboam sólo se quedó con una pequeña parte de la original tierra prometida. Solamente las tribus de Judá y de Benjamín se quedaron con él. ¿Cómo iba Roboam a tomar buenas decisiones? Pues « . . . no dispuso su corazón para buscar a Jehová» (12:14).

Notemos aquí que no dice: «servir al Señor». No era un mejor servicio que el Señor estaba esperando, pero sí esperaba que Roboam dispusiera « . . . su corazón para buscar a Jehová». El mismo principio espiritual se mantiene verdadero hoy en día. Aunque a veces, por ser negligentes, no lo podemos ver, si humildemente buscamos al Señor, nuestras vidas serán guiadas por Su Espíritu para llevarnos a cumplir con Su perfecta voluntad y Su propósito. «Pero Él da mayor gracia. Por esto dice: Dios resiste a los soberbios, y da gracia a los humildes» (Santiago 4:6).

Pensamiento para hoy:

Sin Dios, la más astuta estrategia, dada por los mejores consejeros, de ningún valor es.

Lectura opcional:

I de Corintios 11

Versículo de la semana para aprender de memoria: Hebreos 6:1

Archives

Follow Crosswalk.com