Crosswalk.com aims to offer the most compelling biblically-based content to Christians on their walk with Jesus. Crosswalk.com is your online destination for all areas of Christian Living – faith, family, fun, and community. Each category is further divided into areas important to you and your Christian faith including Bible study, daily devotions, marriage, parenting, movie reviews, music, news, and more.

Intersection of Life and Faith

<< El Camino Bíblico

El Camino Bíblico - 26 de Julio

  • 2014 Jul 26
  • COMMENTS


Proverbs 23

En la lectura de hoy:

Las enseñanzas morales, espirituales, y la ética; la excelencia de la sabiduría; la comparación, los avisos, y las instrucciones sobre las personas malvadas

Parece normal demandar nuestros derechos — de batallar contra los que nos maltratan y aun infligir sufrimientos sobre aquellos que nos han ofendido. Pero, es un serio pecado deleitarse cuando un enemigo sufre y parece que está recibiendo el juicio que nosotros pensamos que ellos se merecen. Es aun más serio cuando hospedamos un odio escondido en nuestros corazones contra otras personas y deseamos su caída. «Cuando cayere tu enemigo, no te regocijes, y cuando tropezare, no se alegre tu corazón; no sea que Jehová lo mire, y le desagrade, y aparte de sobre él Su enojo» (Proverbios 24:17-18).

Las actitudes de amargura, de venganza, de odio, o de malos sentimientos contra otras personas son reacciones destructivas, y son indicaciones de que no estamos viviendo tan cerca a Cristo como creemos que estamos viviendo y como debemos de vivir: « . . . no amemos de palabra ni de lengua (meramente), sino de hecho y en verdad» (I de Juan 3:18). Nunca debemos de considerar a otra persona como enemigo, pues todos somos creados a la imagen de Dios y Jesucristo murió para salvarnos a todos sin acepción de personas. Vamos a orar para que aquellos que nosotros consideramos «enemigos» llegen a ser discípulos de Jesucristo y nuestros hermanos y hermanas en el Señor.

Nadie es justificado por vengarse por sí mismo; no tenemos las cualidades para ser el juez, el jurado, ni el executor del juicio. No nos atrevemos a tomar el lugar de Dios, quien nos dijo: «No os venguéis vosotros mismos, amados míos, sino dejad lugar a la ira de Dios; porque escrito está: Mía es la venganza, Yo pagaré, dice el Señor» (Romanos 12:19; Deuteronomio 32:35; Hebreos 10:30). Si alguien nos trata injustamente, pues debemos de orar por ellos y por los que nos ofenden. Todos los pensamientos de odio y venganza son sugerencias de Satanás; pero el Espíritu Santo que mora en cada creyente nos da el poder para rechazar esas sugerencias y ofrecer misericordia y perdón en vez del odio contra los malhechores.

Nuestras reacciones al comportamiento impiadoso de los que nos ofenden revela si estamos siendo controlados por el Espíritu Santo o por nuestra vieja naturaleza pecaminosa (Romanos 8:1-9). «Bienaventurados los mansos, porque ellos recibirán la tierra por heredad. . . . Bienaventurados los que padecen persecución por causa de la justicia, porque de ellos es el reino de los cielos» (Mateo 5:5,10).

Pensamiento para hoy:

Poder amar a los que no son bondadosos es una expresión del amor de Cristo.

Lectura opcional: Hebreos 3

Versículo de la semana para aprender de memoria: Gálatas 6:9

Archives

Follow Crosswalk.com