Crosswalk.com aims to offer the most compelling biblically-based content to Christians on their walk with Jesus. Crosswalk.com is your online destination for all areas of Christian Living – faith, family, fun, and community. Each category is further divided into areas important to you and your Christian faith including Bible study, daily devotions, marriage, parenting, movie reviews, music, news, and more.

Intersection of Life and Faith

<< El Camino Bíblico

El Camino Bíblico - 26 de Marzo

  • 2014 Mar 26
  • COMMENTS

 

Judges 10

En la lectura de hoy:

Los israelitas olvidan al Señor y adoran ídolos; los israelitas son oprimidos por los amonitas por 18 años; la hija de Jefté es dedicada al Señor

Después de sufrir tanto por su adoración a los dioses falsos (Jueces 10:8), «los hijos de Israel respondieron a Jehová: Hemos pecado . . . Y quitaron de entre sí los dioses ajenos, y sirvieron a Jehová» (10:15-16). «Y cuando los hijos de Amón hicieron guerra contra Israel, los ancianos de Galaad fueron . . . y dijeron a Jefté: Ven, y serás nuestro jefe, para que peleemos contra los hijos de Amón» (11:5-6). Entonces Jefté oró: «Y Jefté hizo voto a Jehová, diciendo: Si entregares a los amonitas en mis manos, cualquiera que saliere de las puertas de mi casa a recibirme, cuando regrese victorioso . . . será de Jehová» (11:30-31). Dios preparó todo para que la hija de Jefté fuera la primera en salir a recibirle. Esto fue como si Dios le hubiese dicho: Yo te he dado todo lo que pediste; ahora Yo te pido que Me des lo mejor que tú tienes (11:30-40). Esto no quiere decir que ella iba a ser sacrificada sobre un altar. Jefté conocía bien las Escrituras, y que el sacrificio humano era condenado por Dios (Levítico 20:2-5; Deuteronomio 12:29-31; 18:10-12). ¿Cómo se puede entonces pensar que él iba a degollar a su propia hija en ofrenda de holocausto? El hacer tal cosa hubiese culpado a Dios, junto con este hombre de fe, como responsable por un homicidio vil, pues había sido «el Espíritu de Jehová» quien le dio a Jefté la victoria (Jueces 11:29,32).

Cómo él cumplió con este voto se hace bien claro cuando consideramos todos los datos. « . . . (Y) ella era sola, su hija única; no tenía fuera de ella hijo ni hija» (11:34). El Señor había declarado que el primogénito tenía que ser consagrado al Señor, y nunca sacrificado: «Porque Mío es todo primogénito» (Éxodo 13:2; Números 3:13). Al mismo tiempo podemos ver la respuesta de su hija al voto de Jefté, pues el resultado es bien claro. Ella pidió a su padre: « . . . Concédeme esto: déjame por dos meses que vaya y descienda por los montes, y llore mi virginidad» (Jueces 11:37), queriendo decir que ella lloró por razón de que nunca iba a poder casarse. «Pasados los dos meses volvió a su padre . . . (Y) ella nunca conoció varón» (11:39). Ella fue dedicada al Señor en castidad por el resto de su vida, así como Ana dedicó a Samuel, su primogénito, en una ofrenda espiritual al Señor. Sin duda, ella fue una de las siervas de Dios que ministraban diariamente en el tabernáculo.

Jefté llegó a ser uno de los héroes de la fe: «¿Y qué más digo? Porque el tiempo me faltaría contando de Gedeón, de Barac, de Sansón, de Jefté . . . que por fe conquistaron reinos, hicieron justicia, alcanzaron promesas . . . » (Hebreos 11:32-33).

Pensamiento para hoy:

Confiar y obedecer . . . no hay ningún otro camino.

Lectura opcional: Juan 17

Versículo de la semana para aprender de memoria: Filipenses 2:16

Archives

Follow Crosswalk.com