Crosswalk.com aims to offer the most compelling biblically-based content to Christians on their walk with Jesus. Crosswalk.com is your online destination for all areas of Christian Living – faith, family, fun, and community. Each category is further divided into areas important to you and your Christian faith including Bible study, daily devotions, marriage, parenting, movie reviews, music, news, and more.

Intersection of Life and Faith

<< El Camino Bíblico

El Camino Bíblico - 27 de Febrero

  • 2014 Feb 27
  • COMMENTS

 

Numbers 21

En la lectura de hoy:

Las serpientes venenosas; la serpiente ardiente de bronce; Israel derrota al Rey de Arad, a los amorreos y los moabitas; Balaam llamado para maldecir a Israel

Los israelitas estaban cerca de su último campamento y pronto iban a cruzar el Río Jordán para entrar en la tierra prometida. Muchos de ellos eran niños cuando, con sus padres, salieron de Egipto; otros habían nacido en el desierto. « . . . (Y) se desanimó el pueblo por el camino. Y habló el pueblo contra Dios y contra Moisés: ¿Por qué nos hiciste subir de Egipto para que muramos en este desierto? Pues no hay pan ni agua, y nuestra alma tiene fastidio de este pan tan liviano» (Números 21:4-5). Fue en este entonces que « . . . Jehová envió entre el pueblo serpientes ardientes . . . y murió mucho pueblo de Israel. . . . Y Moisés oró por el pueblo» (21:6-7).

La respuesta a «la oración» de Moisés fue inmediata. «Y Jehová dijo a Moisés: Hazte una serpiente ardiente (de bronce), y ponla sobre una asta; y cualquiera que fuere mordido y mirare a ella, vivirá» (21:8). La serpiente de bronce era un símbolo del juicio de Dios por su pecado, y también de Su misericordia y amor para todos los que se arrepienten y verdaderamente creen en Él.

Muchos siglos después, en Su conversación con «Nicodemo, un principal entre los judíos» (Juan 3:1-21), Jesucristo le dijo que la serpiente que Moisés había levantado en el desierto ilustra a Sí mismo como el Único que sería levantado sobre la cruz, como el único camino para que los pecadores pudieran ser salvos de la muerte eterna (3:14; 12:32). Jesucristo no le dijo a Nicodemo que clase de vida tenía que vivir para tener la vida eterna, más bien le dijo cómo llegar a tener vida otra vez. Jesús le respondió a Nicodemo: «De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de agua y del Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios» (3:5). Esto es mucho más exigente que cambiar nuestro estilo de vida, dejar atrás nuestros malos hábitos, o empezar de nuevo. Toda la humanidad, con sólo una excepción, « . . . estabais muertos en vuestros delitos y pecados» (Efesios 2:1). Cada persona ha nacido con la naturaleza humana de nuestros padres, cuando recibimos a Jesucristo como nuestro Único Salvador, es entonces que nacemos «de nuevo» y recibimos Su naturaleza espiritual: «Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en Su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios» (Juan 1:12).

Como hijos de nuestro Padre Celestial, nos recordamos: «No reine, pues, el pecado en vuestro cuerpo mortal, de modo que lo obedezcáis en sus concupiscencias . . . sino presentaos vosotros mismos a Dios» (Romanos 6:12-13).

Pensamiento para hoy:

Es imposible tener una correcta actitud para con Dios y al mismo tiempo mantener una mala actitud para con la autoridad delegada.

Lectura opcional: Lucas 9

Versículo de la semana para aprender de memoria: Efesios 3:19

Archives

Follow Crosswalk.com