Crosswalk.com aims to offer the most compelling biblically-based content to Christians on their walk with Jesus. Crosswalk.com is your online destination for all areas of Christian Living – faith, family, fun, and community. Each category is further divided into areas important to you and your Christian faith including Bible study, daily devotions, marriage, parenting, movie reviews, music, news, and more.

Intersection of Life and Faith

<< El Camino Bíblico

El Camino Bíblico - 28 de Abril

  • 2016 Apr 28
  • COMMENTS


1 Kings 16

En la lectura de hoy:

Los reyes malignos de Israel; Elías predice tres años de sequía; Elías es alimentado por los cuervos y por una mujer viuda de Sarepta; Elías resucita al hijo de la viuda y su desafío contra los profetas de Baal

Acab había llegado a ser el rey más malvado que reinó sobre el reino del norte. Él hizo adelantos favorables para la adoración de Baal como resultado de su matrimonio con Jezabel. Los israelitas que adoraban a Dios tenían que esconderse en cuevas por miedo de perder sus vidas. Entonces vino el profeta Elías y con denuedo le declaró a Acab: «Vive Jehová Dios de Israel, en cuya presencia estoy, que no habrá lluvia ni rocío en estos años, sino por Mi Palabra» (I de Reyes 17:1). La fe de Elías estaba en su Dios, quien había dicho: «Guardaos, pues, que vuestro corazón no se infatúe, y os apartéis y sirváis a dioses ajenos, y os inclinéis a ellos; y se encienda el furor de Jehová sobre vosotros, y cierre los cielos, y no haya lluvia . . . » (Deuteronomio 11:16-17).

Después de tres años y medio de sequía, Elías valientemente se enfrentó otra vez a Acab. Después de informarle al rey que la sequía de Israel era a causa de rechazar «los mandamientos de Jehová», entonces Elías le dijo: «Envía, pues, ahora y congrégame a todo Israel en el monte Carmelo, y los cuatrocientos cincuenta profetas de Baal, y los cuatrocientos profetas de Asera, que comen de la mesa de Jezabel» (I de Reyes 18:18-19). Acab, desesperado por la lluvia, rápidamente actuó.

Elías puso a prueba 850 falsos profetas diciéndoles: « . . . invocad el nombre de vuestros dioses» (18:25), para ver si venían a recibir el sacrificio. Después de casi todo un día de ver a los profetas de Jezabel orando frenéticamente: «Entonces dijo Elías a todo el pueblo: Acercaos a mí. . . . (Y) él arregló el altar de Jehová que estaba arruinado» (18:30). Y después oró: « . . . Jehová . . . sea hoy manifiesto que Tú eres Dios en Israel, y que yo soy Tu siervo, y que por mandato Tuyo he hecho todas estas cosas. . . . Entonces cayó fuego de Jehová, y consumió el holocausto, la leña, las piedras y el polvo. . . (viéndolo) todo el pueblo, se postraron y dijeron: ¡Jehová es el Dios, Jehová es el Dios!» (18:36-39).

Elías entonces mandó que se mataran a todos los 850 falsos profetas según la Palabra de Dios: «Cuando se levantare en medio de ti profeta . . . diciendo: Vamos en pos de dioses ajenos . . . (tal) profeta o soñador de sueños ha de ser muerto» (Deuteronomio 13:1-5). Entonces, después de matarlos, « . . . Elías dijo a Acab: Sube, come y bebe; porque una lluvia grande se oye» (I de Reyes 18:41).

Elías ilustra cómo es que el poder de Dios se manifiesta cuando oramos y obedecemos la Palabra de Dios. Así, entonces, iremos «orando en todo tiempo con toda oración y súplica en el Espíritu, y velando en ello con toda perseverancia y súplica por todos los santos» (Efesios 6:18).

Pensamiento para hoy:

Por medio de las dificultades, debemos de ejercitar nuestra fe en el Señor.

Lectura opcional: Romanos 1

Versículo de la semana para aprender de memoria: Juan 13:33

Archives

Follow Crosswalk.com