Crosswalk.com aims to offer the most compelling biblically-based content to Christians on their walk with Jesus. Crosswalk.com is your online destination for all areas of Christian Living – faith, family, fun, and community. Each category is further divided into areas important to you and your Christian faith including Bible study, daily devotions, marriage, parenting, movie reviews, music, news, and more.

Intersection of Life and Faith

<< El Camino Bíblico

El Camino Bíblico - 28 de Noviembre, 2013

  • 2013 Nov 28
  • COMMENTS


Lea 2 Corinthians 1

En la lectura de hoy:

El perdón para los que se arrepienten; el Señorío de Jesucristo; el sufrimiento de los creyentes

Las vasijas de barro tienen poco valor en sí mismas. Su valor esencial depende en lo que contienen. Si se quedan vacías, entonces no tienen ningún propósito para existir. Sin embargo, si están llenas de oro, su valor aumenta dramáticamente. El cuerpo de cada creyente se compara a una vasija ordinaria de barro y el tesoro precioso que contiene «es Cristo en vosotros, la esperanza de gloria» (Colosenses 1:27). También «tenemos este tesoro en vasos de barro, para que la excelencia del poder sea de Dios, y no de nosotros» (II de Corintios 4:7) y para Dios somos preciosos y responsables a Él para sembrar Su Palabra que produce vida abundante. Muchos piensan que nadie tenía más autoridad espiritual que el apóstol Pablo, pero aún él mismo escribió: «No que nos enseñoreemos de vuestra fe, sino que colaboramos para vuestro gozo; porque por la fe estáis firmes» (1:24). Los corintios eran responsables a Dios, no a Pablo, de igual manera cada creyente es responsable sólo a Dios en cuestiones de fe.

El estar a cuenta con Dios incluye nuestras reacciones a las experiencias que son comunes a muchos de los hijos de Dios como: «estamos atribulados en todo, mas no angustiados; en apuros, mas no desesperados; perseguidos, mas no desamparados; derribados, pero no destruidos; llevando en el cuerpo siempre por todas partes la muerte de Jesús, para que también la vida de Jesús se manifieste (sea conocida) en nuestros cuerpos» (4:8-10). Desde que el Espíritu Santo mora en cada creyente, Dios espera que expresemos Sus características durante cada prueba y sufrimiento. También podemos enfrentarnos a las pruebas y a los sufrimientos con la confianza que nuestro Señor está amorosamente obrando lo que es mejor para nuestro bien eterno.

Las pruebas y los problemas, en cualquier forma que vengan, son necesarios para nuestro crecimiento espiritual, y sin ellos, entonces, no pudiéramos ejercitar nuestra fe ni poder desarrollar el discernimiento y la fuerza espiritual. Tal y como fue necesario para Jesús morir, nosotros también tenemos que morir al amor propio egoísta y llegar a ser copartícipes voluntariamente de Sus sufrimientos.

«Porque esta leve tribulación (prueba) momentánea produce en nosotros un cada vez más excelente y eterno peso de gloria; no mirando nosotros las cosas que se ven, sino las que no se ven; pues las cosas que se ven son temporales, pero las que no se ven son eternas» (II de Corintios 4:17-18).

Pensamiento para hoy:

Somos llamados a ser «participantes de los padecimientos de Cristo» (I de Pedro 4:13).

Versículo de la semana para aprender de memoria: Tito 2:14

Archives

Follow Crosswalk.com