Crosswalk.com aims to offer the most compelling biblically-based content to Christians on their walk with Jesus. Crosswalk.com is your online destination for all areas of Christian Living – faith, family, fun, and community. Each category is further divided into areas important to you and your Christian faith including Bible study, daily devotions, marriage, parenting, movie reviews, music, news, and more.

Intersection of Life and Faith

<< El Camino Bíblico

El Camino Bíblico - 3 de Noviembre

  • 2014 Nov 03
  • COMMENTS


Lea John 6

En la lectura de hoy:

Jesús alimenta cinco mil; Jesús, el Pan de Vida; la fiesta de los Tabernáculos; Jesús perdona a la mujer adúltera; Jesús la Luz del mundo

Jesús entró «al templo, y todo el pueblo vino a Él; y sentado Él, les enseñaba» (Juan 8:2). Jesús fue interrumpido rudamente por «los escribas y los fariseos (que) le trajeron una mujer . . .(y) . . . le dijeron: Maestro, esta mujer ha sido sorprendida en el acto mismo de adulterio. Y en la ley nos mandó Moisés apedrear a tales mujeres. Tú, pues, ¿qué dices?» (8:3-5). Ellos trajeron a esta mujer a Jesús, no porque ellos estaban asombrados con su conducta o entristecidos que la Ley de Dios había sido quebrantada, sino que «esto decían tentándole, para poder acusarle» (8:6). Si Él hubiese dicho: «déjenla irse», entonces ellos podían acusarle de comprometerse con el pecado y de haber quebrantado la Ley de Moisés. Si Él hubiese dicho: «apedréenla», entonces Él hubiese violado la ley de los romanos y hubiese tenido que darle cuenta a Roma.

Jesús trajo bajo convicción a cada uno de los acusadores de la mujer cuando Él dijo: «El que de vosotros esté sin pecado sea el primero en arrojar la piedra contra ella» (8:7). «Pero ellos, al oír esto, acusados por su conciencia, salían uno a uno, comenzando desde los más viejos hasta los postreros; y quedó solo Jesús, y la mujer que estaba en medio» (8:9). Entonces Jesús le dijo: «Mujer, ¿dónde están los que te acusaban? ¿Ninguno te condenó? Ella dijo: Ninguno, Señor. Entonces Jesús le dijo: Ni Yo te condeno; vete, y no peques más» (8:10-11). Después de esta interrupción tan hipócrita por estos líderes religiosos que se creían justos en su propia estimación, Jesús siguió Sus enseñanzas, diciendo: «Yo soy la Luz del mundo; el que Me sigue, no andará en tinieblas, sino que tendrá la Luz de la vida» (8:12).

Es posible seguir a «la Luz del mundo» por motivos equivocados. A veces, durante los malos tiempos, cuando alguien tiene que enfrentarse a una sentencia de prisión o a una enfermedad como el cáncer, tal persona puede «parecer» muy sincera en haber aceptado a Jesús como su Salvador y Señor. Sin embargo, a la vez que vuelve la salud o haya un cambio de circunstancias para lo mejor, entonces su verdadero motivo se hace bien evidente. Todos los que verdaderamente hemos llegado a «nacer de nuevo» nos mantenemos fieles. Otras personas se ven al principio que son muy celosos para ser partidarios en la fe, pero pronto retroceden y vuelven otra vez a sus pecados egoístas. Tales personas sólo se han «reformado» temporáneamente y no han sido «(transformados) por medio de la renovación de (su) entendimiento» (Romanos 12:2). En una sorprendente desemejanza con estos hipócritas están los que, sin mirar las consecuencias, se mantienen fieles a Jesús. Pero, «el que guarda Su Palabra, en éste verdaderamente el amor de Dios se ha perfeccionado; por esto sabemos que estamos en Él» (I de Juan 2:5).

Pensamiento para hoy:

El saber la verdad, y no vivirla, es pecado.

Versículo de la semana para aprender de memoria: Salmos 119:33-34

Archives

Follow Crosswalk.com