Crosswalk.com aims to offer the most compelling biblically-based content to Christians on their walk with Jesus. Crosswalk.com is your online destination for all areas of Christian Living – faith, family, fun, and community. Each category is further divided into areas important to you and your Christian faith including Bible study, daily devotions, marriage, parenting, movie reviews, music, news, and more.

Intersection of Life and Faith

<< El Camino Bíblico

El Camino Bíblico - 6 de Febrero

  • 2014 Feb 06
  • COMMENTS

 

Lea Leviticus 14:1-17

En la lectura de hoy:

La purificación después de una enfermedad de la piel; señales de la lepra; impurezas de hombres y mujeres; sacrificios para la limpieza de lo inmundo

Cuando se le llamaba a un israelita leproso, Dios dijo: « . . . el sacerdote lo declarará luego inmundo; llevará vestidos rasgados y su cabeza descubierta, y embozado pregonará: ¡Inmundo! ¡Inmundo! . . . y habitará solo; fuera del campamento . . . » (Levítico 13:44-46). Para expresar su gran dolor y humillación, esta pobre y miserable persona tenía que pasar por el campamento por última vez, gritando: ¡Inmundo! ¡Inmundo!

Cuando la lepra primeramente aparecía, no lucía como algo dañino, sólo una mancha blanca o rosada, y en su primera etapa, totalmente sin dolor. La mancha puede estar presente por meses y aun años sin desarrollarse. Con el tiempo, la lepra se desarrolla a un desfiguramiento muy extremo y repulsivo de todo el cuerpo, incluyendo unos tumores estilo esponjas que se hinchan en la cara y en la cabeza. El movimiento de las coyunturas causa sangrientas, dolorosas y profundas fisuras. Los dedos de las manos y de los pies se desfiguran y se ponen ásperos y andrajosos. Las uñas se hinchan, se enrollan y se caen. Y mientras la lepra empeora, la carne desarrolla úlceras que supuran, y la encía empieza a sangrar. Finalmente, partes de las extremidades se caen. Mientras que los años pasan, el leproso se pone delgado y débil, atormentado con diarrea, una sed insaciable, y una fiebre alta.

La lepra ilustra lo insignificante que un pecado puede parecer al principio, pero al final es espantoso, abominable, y fatal. El pecado inmediatamente nos separa de Dios, pues somos «Inmundo». Las personas que viven controladas por el pecado viven en un estado de muerte, a no ser que vengan a Cristo, se arrepientan verdaderamente, y abandonen sus pecados. Durante el ministerio de Jesucristo aquí en la tierra Él sanó a muchos leprosos, los cuales dieron testimonio de Su Deidad: «Venid luego, dice Jehová, y estemos a cuenta: si vuestros pecados fueren como la grana, como la nieve serán emblanquecidos; si fueren rojos como el carmesí, vendrán a ser como blanca lana» (Isaías 1:18). «Bienaventurado el varón a quien el Señor no inculpa de pecado» (Romanos 4:8).

Antes que Jesucristo viniese, sólo se hayan dos casos escritos de leprosos que fueron sanados — María (Números 12:10-16) y Naamán de Siria (II de Reyes 5:1-14), los dos casos fueron sanados soberanamente por Dios, « . . . y la sangre de Jesucristo Su Hijo nos limpia de todo pecado» (I de Juan 1:7).

Pensamiento para hoy:

Los deseos de la carne y los deseos de los ojos nunca se pueden satisfacer.

Lectura opcional: Marcos 9

Versículo de la semana para aprender de memoria: Éxodo 20:1-3 

Archives

Follow Crosswalk.com