Crosswalk.com aims to offer the most compelling biblically-based content to Christians on their walk with Jesus. Crosswalk.com is your online destination for all areas of Christian Living – faith, family, fun, and community. Each category is further divided into areas important to you and your Christian faith including Bible study, daily devotions, marriage, parenting, movie reviews, music, news, and more.

Intersection of Life and Faith

<< El Camino Bíblico

El Camino Bíblico - 8 de Abril

  • 2014 Apr 08
  • COMMENTS

 1 Samuel 22

En la lectura de hoy:

David escapa; Saúl mata a los sacerdotes de Nob; David protege a los israelitas en Keila; David no le da muerte a Saúl

Después de los numerosos intentos por Saúl para matar a David (I de Samuel 18:11,21-25; 19:1,10,11,15,20-22; 20:24-31; 23:11-15; 24:2; 26:2), «a Nob, ciudad de los sacerdotes, hirió a filo de espada; así a hombres como a mujeres, niños hasta los de pecho, bueyes, asnos y ovejas, todo lo hirió a filo de espada» (22:19). Nob estaba al noreste de Jerusalén, donde los utensilios sagrados se mantenían desde que Silo había sido destruido. El sacerdote Ahimelec le había dado a David comida y también le dio la espada de Goliat el filisteo. Esto llegó a los oídos de Saúl, que estaba en Gabaa, por Doeg, un siervo edomita. En otro ataque de ira, « . . . el rey envió por el sacerdote Ahimelec hijo de Ahitob, y por toda la casa de su padre, los sacerdotes que estaban en Nob; y todos vinieron al rey» (22:11). Entonces Saúl acusó a Ahimelec de conspiración. «Entonces Ahimelec respondió al rey, y dijo: ¿Y quién entre todos tus siervos es tan fiel como David, yerno también del rey, que sirve a tus órdenes y es ilustre en tu casa?» (22:14).

Ciego por su celo y odio, Saúl ordenó la muerte de todos los sacerdotes y sus familias. «Entonces dijo el rey a la gente de su guardia que estaba alrededor de él: Volveos y matad a los sacerdotes de Jehová; porque también la mano de ellos está con David, pues sabiendo ellos que huía, no me lo descubrieron. Pero los siervos del rey no quisieron extender sus manos para matar a los sacerdotes de Jehová» (22:17). Sin duda, « . . . Doeg el edomita . . . mató en aquel día a ochenta y cinco varones que vestían efod de lino. Y a Nob, ciudad de los sacerdotes, hirió a filo de espada . . . Pero uno de los hijos de Ahimelec hijo de Ahitob, que se llamaba Abiatar, escapó, y huyó tras David» (22:18-20).

Hay veces en la vida de muchos creyentes cuando todo parece desesperado, y así fue para David cuando estuvo escondido durante todos esos años. En verdad, todos experimentamos días cuando necesitamos ser animados sobre situaciones en nuestras vidas, nuestros talentos y dones, en nuestros trabajos, con nuestros hijos, y aun en nuestra relación con el Señor.

Esto fue verdadero en la vida de David, quien recibió la dirección espiritual y la consolación de Abiatar y de los profetas como Gad (22:5). Todos nosotros tenemos la mayor confianza y consolación en saber que: «El Ángel de Jehová acampa alrededor de los que le temen, y los defiende» (Salmo 34:7).

Pensamiento para hoy:

El amor para con nuestros enemigos quiere decir que compartimos el amor de Dios con los que más lo necesitan.

Lectura opcional: Hechos 9

Versículo de la semana para aprender de memoria: Juan 11:25

Archives

Follow Crosswalk.com